Más de 70.000 muertes por ola de calor en 2003

OMS recomienda a los países europeos desarrollar planes para prevenir las olas de calor

Actualizado 17/07/2013 15:25:45 CET

"Las olas de calor son los eventos climáticos extremos más mortíferos desde 1980 hasta 2011"

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El calor puede provocar cansancio, confusión e incluso ataques al corazón, así como empeorar las condiciones existentes, tales como las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, por este motivo la Región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a estos países que desarrollen planes de acción de salud contra las altas temperaturas para prevenir, minimizar y reaccionar a los riesgos relacionados con la olas de calor.

Asimismo, en un comunicado 'on line', aconseja la implementación de herramientas en línea que proporcionen previsiones a medio plazo de las olas de calor, de modo que se puedan organizar los servicios de salud; además del desarrollo de directrices para los responsables políticos, profesionales de la salud y al público sobre la manera de prevenir y hacer frente a los efectos sobre la salud de las olas de calor.

Desde la OMS se recuerda que los grupos más vulnerables son los ancianos, los lactantes y los niños, las personas con menor nivel socioeconómico o las enfermedades crónicas, las que toman ciertos medicamentos y las personas; y, en particular, los trabajos al aire libre o bajo techo pero relacionadas con altos hornos.

Atendiendo a la Base de Datos Internacional de Eventos de Emergencia (EM-DAT), la organización destaca que "las olas de calor son los eventos climáticos extremos más mortíferos desde 1980 hasta 2011", y, recuerda, que "la ola de calor de 2003 causó más de 70.000 muertes adicionales en Europa de junio a septiembre".

Esta situación, advierte, puede empeorar porque espera que el cambio climático aumente la frecuencia e intensidad de las olas de calor. Un estudio, financiado por la Unión Europea (UE) y coordinado por la Región europea de la OMS, muestra que en un escenario con cambio climático futuro, con un alto nivel de dióxido carbono (CO2), ciudades europea como Atenas, Budapest, París y Roma podrían notificar hasta 400 muertes por año debido a las altas temperaturas.

Finalmente, la organización recuerda que unas medidas sencillas ayudan a reducir la exposición durante una ola de calor: mantener la casa fresca, beber regularmente, acudir al médico si se toman múltiples medicamentos; y acudir al médico si se observa en uno mismo o en otros la piel caliente, seca, delirio y convulsiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter