Nueva investigación

El norte de España, entre las zonas con más longevidad de Europa

Mayores, ancianos
PEDROSIMOES7/FLICKR
Publicado 16/02/2016 7:27:32CET

   MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las personas que tienen su hogar en el norte de España, el noreste de Italia y en el sur y el oeste de Francia pueden esperar vivir hasta una edad muy avanzada, pero no tanto en partes de Países Bajos, Escandinavia y Reino Unido, según las conclusiones de un estudio, que revela amplias y tenaces variaciones sobre la longevidad en toda Europa durante más de los últimos 20 años.

    La investigación, cuyos resultados se publican en la edición digital de 'Journal of Epidemiology & Community Health', apunta que Reino Unido tiene una de las proporciones más altas de población que vive en zonas de baja supervivencia de personas mayores. Un aumento en la supervivencia de la vejez contribuye a la esperanza de vida global y es particularmente importante, dada la creciente proporción de personas mayores en las poblaciones de los países de ingresos altos, dicen los autores.

   En un intento de analizar los patrones de supervivencia de personas mayores en toda Europa, los investigadores examinaron la tasa de supervivencia a diez años entre los 75 y 84 años de edad para ver si llegaban a los entre 85 y 94 años de edad en 4.404 áreas pequeñas de 18 países de Europa.

   Se midieron las tasas de supervivencia para un total de 313.296.725 personas en dos períodos: 1991-2001 y 2001-2011. Grecia, Chipre, Alemania, Irlanda y los últimos estados miembros de Europa del Este se excluyeron del análisis debido a la escasez de datos sobre las proporciones de los grupos de mayor edad en sus poblaciones, pero se incluyeron Noruega, Suiza, Andorra, Liechtenstein y San Marino.

   En promedio, en 2001, la proporción de hombres de 75-84 años de edad que habían sobrevivido hasta entre los 85-94 fue del 27 por ciento; una cifra que en el caso de las mujeres fue del 40 por ciento. Para el año 2011, las tasas de supervivencia aumentaron de manera significativa al 34 por ciento entre los hombres y al 47 por ciento entre las mujeres, pero había amplias variaciones geográficas en las tasas de supervivencia de la vejez en ambos periodos de tiempo.

   En 2001, había 27 zonas geográficas con altas tasas de supervivencia de los hombres (superior al 34 por ciento) y 31 áreas en las que era cierto (por debajo del 21 por ciento). Las áreas de elevada supervivencia de la vejez entre los hombres se localizaron principalmente en Madrid y Salamanca en España; Andorra; y Ginebra, en Suiza; frente a las áreas de baja supervivencia de Glasgow, Manchester, Liverpool y Londres en Reino Unido; y la región minera del norte e industriales en Francia y Bretaña.

   Para el año 2011, había 49 zonas de elevada supervivencia masculina de la vejez (por encima de 41 por ciento) y 24 áreas en el extremo opuesto del espectro (por debajo de 27 por ciento). Se mantuvieron las mismas áreas de alta supervivencia, pero incluyendo el sur y el oeste de Francia. Del mismo modo, las mismas áreas de baja supervivencia persistieron en las zonas industriales de Reino Unido y Londres, además de la frontera franco-belga, Amsterdam y el sur de Limburgo, en Países Bajos, y Copenhague, en Dinamarca.

BAJA SUPERVIVIENCIA DE LAS MUJERES EN EL SUR DE ESPAÑA

   Entre las mujeres, había 45 zonas de alta supervivencia de la vejez (por encima del 48 por ciento) y 35 de bajo la supervivencia (por debajo de 32 por ciento). La distribución geográfica se asemejaba a la de los hombres, con una alta supervivencia también en el noreste de Italia (Emiglia-Romagna y Veneto) y baja supervivencia además en el sur de España y Nápoles y Sicilia en Italia.

   Para el año 2011, las zonas de alta supervivencia de las mujeres (por encima del 56 por ciento) eran 102, mientras que las de supervivencia baja (por debajo de 39 por ciento) subieron hasta 50. La distribución geográfica siguió el patrón para los hombres, excepto que las áreas de alta supervivencia en el noreste de Italia, que se redujeron considerablemente.

Al Reino Unido no les va muy bien en términos de la proporción total de la población que tiene sus hogares en zonas de baja supervivencia de la vejez, porque tiene un gran número de zonas que entran en esta categoría. En 2011, el 18 por ciento de la población femenina y casi el 7 por ciento de la población masculina estaban viviendo en estas áreas.

   Estos patrones revelan diferencias geográficas en las posibilidades de morir después de la edad de 85 años, causadas principalmente por enfermedades cardiovasculares, que representa más de cuatro de cada diez muertes en Europa, dicen los investigadores. Muchos factores influyen en la supervivencia de la vejez, incluidas las circunstancias socioeconómicas, los genes, el estilo de vida, la contaminación y el acceso a la asistencia sanitaria, añaden.

   "En resumen, lo más probable es que los patrones observados surjan a partir de una combinación de dos tipos de determinantes de la salud: la pobreza, lo que explica la baja longevidad que se encuentran en áreas como Portugal, el sur de España, el sur de Italia y las zonas post-industriales, y estilos de vida poco saludables (por ejemplo, el tabaco, la dieta), lo que podría explicar la presencia de zonas de escasa supervivencia en las zonas ricas de los países escandinavos o Países Bajos", argumentan.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter