Estudio del Hospital Ramón y Cajal

Niveles bajos de tiroides pueden predecir un mayor riesgo de muerte en pacientes mayores hospitalizados

Actualizado 07/10/2014 10:19:27 CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Personas mayores hospitalizadas por una enfermedad grave pueden correr un mayor riesgo de baja tasa de supervivencia si sus niveles de hormona tiroidea son bajos, según concluye un reciente estudio aceptado para su publicación en 'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism'.

La glándula tiroides, ubicada en el cuello, produce hormonas que regulan la temperatura del cuerpo, el consumo de oxígeno y el metabolismo. La glándula produce dos hormonas, la triyodotironina (T3) y la tiroxina (T4), que viajan a través de la sangre al estimular la actividad en varios tejidos.

"Cuando las personas mayores tienen niveles bajos de hormonas tiroideas, en particular de T3, refleja que el cuerpo es débil y más susceptible a los efectos dañinos de la enfermedad", dijo el autor principal del estudio, Pedro Iglesias, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. "Como resultado, las personas mayores que tienen una menor capacidad para sintetizar las hormonas T3 tienen una mayor tasa de mortalidad, tanto a corto como a largo plazo", afirmó.

Como parte del estudio observacional prospectivo, los investigadores midieron los niveles de hormona tiroidea en todos los pacientes de 65 años de edad o más cuando fueron ingresados ??en el Hospital General de Segovia en 2005. Se siguió la estancia hospitalaria y tasa de supervivencia de 404 pacientes, los investigadores dieron seguimiento a la duración de la estancia hospitalaria y la tasa de supervivencia hasta el 1 de enero de 2012.

Durante esos siete años, murieron 323 pacientes y la investigación encontró una asociación entre los niveles bajos de hormonas tiroideas y la mortalidad. El análisis halló que los niveles bajos de hormonas tiroideas, de T3, en particular, tienden a ser un predictor de mortalidad por cualquier causa. Los pacientes en el grupo con los niveles más bajos de las hormonas T3 y la hormona estimulante de la tiroides, que el cuerpo utiliza para activar la glándula tiroides, también tenían tasas más altas de muerte por enfermedad cardiovascular.

"T3 podría ser una medida útil para medir las posibilidades de una persona mayor de sobrevivir a una enfermedad grave que requiere hospitalización", recalcó Iglesias. "La disminución de la capacidad para sintetizar la hormona observada en este grupo de pacientes puede estar relacionada con la gravedad de la enfermedad y su pronóstico", avanzó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter