Un neurólogo recomienda que pacientes con esclerosis múltiple cuenten a sus médicos problemas como hormigueo o calambres

Consulta médica. Enfermeta atiende a una anciana. Médico
SANITAS - Archivo
Publicado 28/05/2018 15:07:36CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El doctor Francisco Gilo, neurólogo del Instituto de Neurociencias Avanzadas de Madrid (INEAMAD) del Hospital Nuestra Señora del Rosario, ha pedido a los pacientes con esclerosis múltiple que cuenten a su médido los síntomas paroxísticos derivados de esta enfermedad, como hormigueo, calambres o alteración del habla.

"Resulta muy habitual que los pacientes no cuenten a su médico estos síntomas paroxísticos, sin embargo, es importante hacerlo, ya que afectan de forma significativa a la calidad de vida y pueden ser tratados con buenos resultados", ha resaltado el neurólogo con motivo del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, que se celebra este jueves.

El experto ha recordado que, si bien estos síntomas no se traducen en la aparición de nueva actividad inflamatoria, "sí pueden simularla y ocasionar también repercusión funcional".

"Son fenómenos con una duración muy variable, a veces duran tan solo escasos segundos, e intermitentes de tipo neurológico (hormigueos, calambres, dolor de extremidades o de la cara o alteración del habla), ocasionados por una cicatriz antigua que genera inestabilidad eléctrica y química en el área donde la cicatriz se asienta, provocando la aparición de estos episodios. Pueden aparecer tanto espontáneamente como inducidos por diversos desencadenantes (flexión del cuello, aumento de la temperatura corporal, movimientos de extremidades, etcétera)", ha explicado el doctor Gilo.

En el caso del tratamiento de estos fenómenos paroxísticos, el neurólogo del INEAMAD ha señalado que "no se basa en modificar la actividad inflamatoria, precisa de medicamentos capaces de estabilizar la membranas nerviosas". "Éstos actúan de manera análoga a la que lo hacen los fármacos antiarrítmicos o antiepilépticos. Mediante el bloqueo de los canales iónicos, que son como compuertas para el trasiego de electrolitos a través de las membranas de las células nerviosas, son capaces de regular la actividad irritativa local", ha remarcado.

Por otra parte, el doctor Gilo ha afirmado que los síntomas más frecuentes de la esclerosis múltiple (fatiga general y debilitante, problemas de movilidad y pérdida de equilibrio, alteraciones del estado de ánimo, cambios en el ritmo del habla, visión borrosa o doble, dolor muscular y sensibilidad al calor), con los nuevos tratamientos disponibles capaces de regular la actividad inflamatoria, "se está consiguiendo reducir y eliminar en muchos casos la aparición de brotes, deteniendo el desarrollo de la enfermedad, junto con los utilizados para manejar los síntomas paroxísticos se está logrando cada vez un mejor control de la enfermedad".

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.