Se construyeron viviendas sobre un terreno contaminado

México.- La Secretaría de Salud de Chihuahua ocultó que un centenar de niños sufrían intoxicación de plomo

Publicado 19/01/2015 10:51:49CET

MÉXICO DF, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Más de un centenar de niños de la ciudad de Chihuahua, en el norte de México, tienen altas concentraciones de plomo en sangre que, en algunos casos, quintuplican los índices recomendables para la salud. Algo que la Secretaría de Salud local conoció en 2012 y que ha mantenido oculto hasta que este viernes ha salido a la luz.

Ante los síntomas que presentaron algunos de los habitantes de 'Residencial Los Nogales', en el sur de la ciudad, las autoridades realizaron en 2012 119 exámenes médicos a menores, de forma aleatoria, en los que se determinó que presentaban un promedio de 17.51 microgramos de plomo por decilitro de sangre, frente a los 10 microgramos establecidos como nivel máximo.

Unos datos que fueron ocultados por las autoridades durante más de dos años y que ahora salen a la luz, al mismo tiempo que se descubre que antes de construir estas viviendas los dirigentes conocían que se trataba de un suelo contaminado.

Según publica el diario local 'Milenio', el Gobierno de Chihuahua construyó las viviendas sobre un terreno del que previamente se había advertido de su alta concentración de plomo. De hecho, los estudios de impacto ambiental, realizados antes de construirse las viviendas, concluyeron que el suelo podía "representar un daño a la salud pública debido a la composición total de metales que contiene y el contacto directo con las personas".

También, previamente a la construcción de los inmuebles, el laboratorio Earth Tech México notificó al que fuera secretario de Fomento Social, Carlos Carrera Robles, que en el suelo de la zona existía una concentración de 511 microgramos de plomo, cuando la legislación establece concentraciones máximas de 400 microgramos.

Informes que fueron ignorados por los responsables políticos, quienes prefirieron continuar con la obra planificada y construir 1.025 viviendas, destinadas principalmente a funcionarios del Estado, a escasos 50 metros del lugar donde se había detectado altas concentraciones de plomo.

Ahora, tras salir a la luz pública el caso, los vecinos reclaman ser reubicados en otras viviendas, alejadas de la zona contaminada, y que se les asignen las prestaciones médicas necesarias para paliar las consecuencias sobre la salud que han podido ocasionarles.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter