Y la cronificación del problema

Médicos de AP avisan de que medicalizar los síntomas de los malos tratos puede contribuir a la opacidad de la violencia

Consulta médica en Pamplona.
EP/GOBIERNO DE NAVARRA - Archivo
Publicado 31/05/2018 14:49:22CET

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Médicos de familia reunidos en el XXV Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, organizado por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), han avisado de que medicalizar los síntomas de los malos tratos puede contribuir a la opacidad de la violencia y la cronificación del problema.

"Los profesionales sanitarios tienen la responsabilidad de intervenir ya que pueden ser las únicas personas a las que la mujer pida ayuda, especialmente los que trabajan en Atención Primaria, cuyas consultas pueden ser un lugar idóneo para que la víctima sea escuchada y protegida, ya que ofrece intimidad, confidencialidad y apoyo", ha dicho la subdirectora de Continuidad Asistencial en el Servicio Murciano de Salud, Marina Tourné.

Los médicos de familia están en la primera línea de atención y, por tanto, ante la posibilidad de detectar comportamientos y actitudes que pueden ser indicios de maltrato. Por ello, el responsable del Salud de la Mujer de la SEMG, Lorenzo Armenteros, ha subrayado la necesidad de adquirir habilidades que permitan afrontar estas situaciones "tan complejas" desde la práctica clínica.

"El médico de familia, desde su posición relevante en los servicios sanitarios, puede y debe desempeñar un papel fundamental para la detección y para el apoyo a las mujeres que sufren violencia de género. Nuestra accesibilidad y la confianza son dos elementos clave en la detección de determinadas actitudes, comportamientos y estados patológicos que pueden ser signos de alarma ante un caso de violencia machista", ha apostillado el doctor Armenteros.

Dicho esto, ha recordado que los protocolos de detección y diagnóstico precoz permiten a los profesionales del primer nivel reconocer los indicadores de sospecha, su identificación y valoración. Entre ellos, ha citado como más importantes el sufrir o presenciar malos tratos en la infancia; lesiones físicas frecuentes; el abuso de alcohol, drogas o psicofármacos; embarazos no deseados y/o abortos repetidos; trastornos sexuales e infecciones ginecológicas habituales.

En lo que respecta a los síntomas psicológicos, se encontrarían el insomnio, depresión, ansiedad, baja autoestima, agotamiento psíquico, irritabilidad, labilidad emocional o intentos de suicidios. "La implicación activa del médico de familia ante estas situaciones y el uso herramientas para su abordaje, nos permitirá actuar de forma precoz y, sobre todo, y quizás más importante, prevenir sus graves consecuencias", ha zanjado el responsable de Salud de la Mujer de la SEMG.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.