Los mayores con un alto grado de demencia reaccionan ante la intervención asistida con perros

Equipo de intervención participante en el curso de verano
EUROPA PRESS/UPO
Publicado 16/07/2015 15:01:10CET

CARMONA (SEVILLA), 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Personas que sufren un deterioro cognitivo avanzado debido a una demencia y que apenas interactúan con sus cuidadores, "sonríen y muestran interés por acariciar a los perros o hablar con ellos". Así lo ha destacado María Perea, presidenta de la Asociación de Intervenciones Asistidas por Perros y otros Animales (INTAP), que ha añadido que esta situación "impresiona a quienes a diario atienden a este perfil de personas mayores".

La experta ha utilizado un símil de la intervención, "con una ventana que lleva mucho tiempo cerrada y que se abre" y que, además, "nos brinda una oportunidad para ralentizar el deterioro", de manera que no sólo permite acceder a estas personas sino que, al tiempo, "produce un impacto positivo en quienes las acompañan".

María Perea ha realizado estas declaraciones con motivo de la inauguración de la segunda edición del curso 'Intervenciones asistidas por animales. Introducción y manejo del animal en contextos de intervención', que se imparte durante dos días en el marco de los cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide (UPO) celebra cada año en su sede de Carmona y que codirige junto al doctor José Luis Sarasola, profesor del Departamento de Trabajo Social de la UPO.

La presidenta de INTAP explica que la mayoría de las intervenciones, ya sean terapias o actividades, se realizan en grupos, desplazándose los profesionales con los animales principalmente a centros residenciales o de estancia diurna. De hecho, la mayor experiencia de la asociación radica en la atención a personas con daño cerebral y, de manera más reciente, a personas mayores.

No obstante, no existen demasiadas limitaciones a la hora de introducir animales en una intervención ya que, a priori, "puede incluirse en estos programas a cualquier persona que precise atención psicosocial o educativa", ha afirmado Perea. Entre los colectivos que más atención han recibido destaca el de personas diagnosticadas de trastornos del espectro autista, pero también "demencias o rehabilitación física", ha añadido el experto.

Sin embargo, huye de centrarse en enfermedades, ya que "lo importante es dar respuesta a determinadas necesidades", y ha aseverado que existen buenos programas para el "fomento del envejecimiento saludable o el apoyo a la alfabetización en población con riesgo de exclusión social", donde el principal beneficio es el "aumento de la motivación de los potenciales usuarios para participar en las intervenciones programadas con perros y que, de otro modo, no acudirían".

En cuanto al tipo de animales, esta experta ha asegurado que "no existe un estándar físico ni una raza concreta" a la hora de seleccionar los perros, pues todo depende de "los objetivos a cumplir y del perfil de usuario" con el que se vaya a trabajar. El tamaño o el pelaje varían con la movilidad de los participantes, en función de "si necesitan silla de ruedas, si los perros tienen que subirse a una cama o si se desea trabajar la motricidad fina en las manos", ha explicado.

En general, María Perea ha explicado que la asociación INTAP suele trabajar con la raza Golden Retrievers, aunque también con mestizos provenientes de centros de protección y recuperación animal. "Lo que todos los perros tienen en común es que son muy sociables y tranquilos, de manera que el contacto con humanos es seguro y agradable también para ellos", ha concluido la experta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter