Marcar pequeños tumores no palpables de mama con semillas de yodo permite una cirugía más eficaz y de menor duración

Cáncer de Mama
UAM
Publicado 15/02/2018 11:26:42CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Marcar pequeños tumores no palpables de mama con semillas de yodo 125 permite una cirugía más conservadora, más eficaz y de menor duración, según ha asegurado la responsable de la implantación de esta técnica en MD Anderson Madrid, María Eugenia Rioja.

"Esta técnica nos permite centrar muy bien la lesión, lo que reduce el número de pacientes que tienen que volver a ser intervenidas quirúrgicamente porque no se les ha extirpado la totalidad del tumor", ha detallado la doctora, con motivo de la celebración de un taller organizado por el centro hospitalario para los equipos médicos implicados en el tratamiento del cáncer mama.

Además, prosigue, esta "mayor precisión" de la cirugía permite también una menor extirpación del tejido sano que rodea al tumor, algo que la experta ha destacado como "muy positivo". Del mismo modo, ha informado de que la mayor facilidad de esta técnica frente a las tradicionales logra reducir el tiempo de intervención quirúrgica hasta un 15 o 20 por ciento.

En cuanto a la implantación de la semilla de yodo en el tumor de mama para una posterior cirugía, Rioja ha explicado que se pincha la mama y se controla normalmente con una ecografía dónde se quiere llevar la aguja y, una vez allí, se libera la semilla. Un mecanismo que puede realizarse hasta tres y cuatro días antes de la intervención quirúrgica.

Una vez en quirófano, el cirujano utiliza los rayos X para localizar la semilla de yodo 125 y un detector externo de radiactividad para "sentir" la actividad de la lesión y proceder a su extirpación. "Son cantidades de irradiación despreciables, muy bajitas. Utilizamos siempre una actividad tan baja como es posible pero que nos permita detectar la lesión", ha apostillado la experta.

Aunque se utiliza en tumores de mama principalmente, es posible utilizar esta técnica también en lesiones benignas de mama como, por ejemplo, las microcalcificaciones. Asimismo, últimamente se está utilizando esta técnica en lesiones no palpables por el cirujano y que se ubican en zonas como el abdomen, los músculos o el pulmón, con muy buenos resultados.