Investigadores podrían empezar a probar este año una nueva generación del chip de retina que permite reconocer rostros

IMO
IMO
Publicado 13/10/2016 15:03:41CET

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores podrían empezar a probar a finales de año una nueva generación del chip de retina que permite mejorar la resolución de las imágenes, hasta el punto de que pacientes capaces de percibir la luz pueden llegar a reconoce rostros.

La compañía Pixium Vision trabaja en un prototipo, PRIMA, el primero de una nueva generación de estimuladores eléctricos de la retina, llamada a dar el gran salto en visión artificial. El camino para conseguirlo podría empezar en breve, dado que Pixium Vision, que ya ha testado este nuevo desarrollo en ratones, prevé iniciar el estudio en ojos humanos a finales de este año, como anunció el pasado martes Khalid Ishaque, CEO de la compañía, en un acto organizado por IMO con motivo del Día Mundial de la Visión, que se celebra este jueves.

Según el director de estudios clínicos de Pixium Vision, Ralf Hornig, los investigadores han diseñado el nuevo dispositivo buscando una mayor definición de la imagen, para lo que han dotado de 400 electrodos (se espera llegar a los 1.600 en modelos más evolucionados) al panel de microfotodiodos, una especie de miniplacas solares, que configuran el nuevo chip. "Se trata de un salto de potencia destacable, si lo comparamos con el primer modelo del 'IRIS' (50 electrodos) y el actual, el 'IRIS'II, con 150 electrodos", destacan.

Precisamente, Pixium Vision puso en marcha en septiembre un estudio clínico multicéntrico europeo con un nuevo chip de retina, el 'IRIS' II, en el que participa IMO como único centro en España.

Desde la compañía recuerdan que la resolución de la imagen es muy importante para mejorar los resultados, pero también han comprendido que el factor clave no es ése, sino conseguir hablar el lenguaje del cerebro, empezando por un objetivo que no es menor. "Que los estímulos que captamos y procesamos de forma artificial conecten con las células ganglionares de la retina, ese millón largo de células que, mediante las neuronas, reciben estímulos visuales de los fotorreceptores y conducen la información resultante al cerebro", explica Ishaque.

Precisamente, PRIMA está diseñado para implantarse por debajo de la retina, donde se encuentran los fotorreceptores y células afectadas en los pacientes diana, con el objetivo de emitir señales al cerebro de forma más biológica. Otros avances que incorpora la nueva generación de chips son su reducido tamaño, su sistema de cámara que actúa como una especie de proyector de diapositivas que transmite luz a los electrodos de forma inalámbrica y su sistema de implante, que reducirá el tiempo quirúrgico de dos horas y media a una y media.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter