Investigadores españoles encuentran una posible nueva diana terapéutica contra el ojo seco

Ignacio Alcalde, investigador en la Fundación de Investigación Oftalmológica
FIO
Publicado 04/07/2018 15:03:30CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores españoles de la Fundación de Investigación del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de Oviedo, en colaboración con otras instituciones, ha conseguido identificar un factor que se perfila como desencadenante de la inestabilidad en la superficie ocular asociada al ojo seco, lo que podría permitir que el tratamiento de esta enfermedad se dirija a dianas terapéuticas "más específicas y eficaces".

Según explica el doctor Jesús Merayo Lloves, director del Instituto Universitario Fernández-Vega e investigador principal en esta patología, en los últimos años la prevalencia de esta enfermedad ha aumentado por hábitos como "el uso de pantallas de visualización de datos (especialmente en jóvenes), la exposición a ambientes tóxicos (como el humo del tabaco) o efectos secundarios de cirugías, pueden favorecer la aparición de síntomas". "También es frecuente encontrar pacientes con ojo seco en el contexto de enfermedades de la piel como la rosácea y enfermedades autoinmunes como las reumáticas o hipotiroidismo", ha añadido.

Este experto ha subrayado que, en general, se trata de una dolencia "bien diagnosticada y tratada", aunque en ocasiones "se subestima su diagnóstico, ya que el paciente está acostumbrado a tener síntomas y el profesional sanitario en ocasiones no tiene evidencia de que pueda ser grave".

Por su parte, el doctor Ignacio Alcalde, investigador de esta patología en la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), ha recordado que el origen de la enfermedad es "difícil de determinar", ya que los síntomas "se presentan en ocasiones a partir de otras patologías como condiciones autoinmunes o lesiones después de una cirugía". No obstante, ha aclarado que el envejecimiento "parece ser el factor principal y que más peso aporta, que se puede agravar con la condicionante del género (las mujeres son más proclives a desarrollar la enfermedad) o agentes ambientales locales".

Los doctores Jesús Merayo e Ignacio Alcalde forman parte de la investigación, desarrollada en el Instituto Universitario Fernández-Vega de Oviedo, y que ha sido publicada en la revista científica 'Journal of Comparative Neurology'. El estudio forma parte de la línea de investigación en "disfunciones de la superficie ocular relacionadas con su inervación" de la FIO.

Sus hallazgos, según refieren los investigadores, pueden suponer "un auténtico cambio" de paradigma en este campo, ya que identifican como causa de la sintomatología una alteración de la inervación de la córnea, lo que podría orientar el tratamiento a la prevención buscando efectos neuroprotectores.

"Nuestros resultados ofrecen una posibilidad muy interesante para pensar en un tratamiento de los síntomas en personas que ya padecen la enfermedad. El hallazgo de que una de las poblaciones neuronales que estudiamos resultó ser de carácter nociceptor (esto es, neuronas que transmiten sensación de dolor y que intervienen también en procesos inflamatorios) y que su funcionamiento está alterado, abre la vía para diseñar fármacos específicos contra esta nueva diana terapéutica. De esta manera pensamos que sería posible inhibir específicamente las señales dolorosas que transmiten estas neuronas", ha explicado el doctor Alcalde.