Informe 'El valor del medicamento desde una perspectiva social'

Incorporar los medicamentos innovadores ahorra costes y salva vidas

387702.1.644.368.20180320124819
Vídeo de la noticia
Publicado 20/03/2018 12:48:19CET

   MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El informe 'El valor del medicamento desde una perspectiva social', elaborado por el centro de investigación en Economía de la Salud Weber con el apoyo de Farmaindustria, y en el que se han analizado más de 500 estudios sobre el valor del medicamento, ha puesto de manifiesto que la inclusión de los fármacos innovadores ahorra costes a los sistemas sanitarios, reduce la carga de cuidados personales, las bajas laborales, mejora la salud e incrementa de forma notable la esperanza de vida.

   "El medicamento no es un bien cualquiera, es un bien social que cura, controla o alivia las enfermedades y, por tanto, proporciona calidad de vida. Es, en definitiva, un instrumento fundamental para el cuidado de la salud. Porque la innovación en medicamentos trae soluciones concretas para pacientes concretos, y cada vez más, puesto que estamos viendo cómo avanzamos con rapidez hacia tratamientos cada vez más precisos y personalizados", ha defendido el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, durante la presentación del trabajo.

   Precisamente, el estudio recoge una investigación realizada en Estados Unidos en la que se demostró que la introducción de nuevos fármacos supone un ahorro neto de costes sanitarios de entre 2,4 y 8,3 veces el gasto farmacéutico incurrido, siendo este "efecto compensación" más pronunciado a largo plazo.

   Además, otros trabajos han evidenciado que cada año de reducción de la edad media del medicamento, si bien se asocia a un incremento de unos 6,60 euros (8,2 dólares) per cápita en gasto farmacéutico, supone una reducción de unos 36,87 euros (45,4 dólares) en el gasto sanitario total per cápita. Del mismo modo, y según una investigación realizada en Canadá, por cada euro aproximado adicional invertido en medicamentos innovadores se logra una reducción media de unos 3,8 euros (4,7 dólares) en gasto hospitalario y de 1,5 en la factura sanitaria total.

   En el caso concreto de España, el informe determina que el gasto farmacéutico en hospital originado entre los años 1999 y 2005 generó una reducción mayor en el resto de áreas de gasto del centro, lo que provocó un ahorro neto de costes. Así, se estima que por cada 10 por ciento de incremento medio del gasto farmacéutico hospitalario per cápita en pacientes externos, el gasto farmacéutico del centro aumentó 2,5 euros per capita, mientras que el resto de partidas se redujeron en 3,6 euros, originándose así un ahorro neto de 1,1 euros per cápita del gasto total hospitalario.

AHORRO EN HOSPITALIZACIONES Y BAJAS LABORALES

   Si se analiza por patologías, el presidente de la Fundación Weber y director del informe, Álvaro Hidalgo, ha informado de que, por ejemplo, en el caso de la depresión y la enfermedad cardiovascular, el consumo de medicamentos innovadores puede llegar en hospitalizaciones entre 1,7 y 3,7 veces más, respectivamente, que la cantidad invertida en este grupo de medicamentos.

   Además, y aludiendo a un estudio realizado en Estados Unidos, los tratamientos contra el cáncer producidos entre 1989 y 2005 evitaron 1,55 millones de días de hospitalización en el año 2013, logrando que sólo ese año se lograra una reducción de costes de más de 3.800 millones de euros (4.800 millones de dólares).

   En el caso del VIH, el trabajo ha mostrado que la introducción de las terapias antirretrovirales de alta eficacia generó sólo en España un ahorro sanitario neto de más de 15.000 euros por paciente entre los años 1996 y 2007, ahorro que se eleva a unos 40.000 euros por paciente si se tiene en cuenta el coste social asociado a las bajas laborales que se evitan con la introducción de los nuevos fármacos.

   Pero, tal y como se plasma en el trabajo, los nuevos medicamentos también puede generar valor y ahorrar costes a través de una mayor adherencia al tratamiento. Concretamente, se ha calculado que el retorno de la inversión por paciente con adherencia mejorada es de 7,1 veces el gasto realizado en diabetes; de 5,1 en hipercolesterolemia y de 4 en el caso de la hipertensión.

   Asimismo, por cada euro aproximado invertido en vacunación infantil contra la difteria-tétanos-tosferina se ahorran a largo plazo unos 20 euros, de los cuales unos 7 corresponden a costes sanitarios directos para el sistema.

   La esperanza de vida se beneficia también de la introducción de los nuevos medicamentos ya que, por ejemplo, entre los años 2000 y 2009 se ganaron 1,74 años en los países desarrollados, de los que un 73 por ciento se atribuyen al efecto de la innovación farmacéutica. De hecho, se ha comprobado que un 73 por ciento de la mejora en supervivencia por cáncer se atribuye a los nuevos tratamientos.

   En este sentido, el trabajo ha reflejado que en España aumentar aproximadamente un euro en el gasto per cápita en medicamentos en un año se traduciría en una ganancia de esperanza de vida a los 60 años de 1,28 días en hombres y 1,58 en mujeres. Estos beneficios se han demostrado en enfermedades como el cáncer, la hepatitis C, VIH o algunas poco frecuentes como, por ejemplo, la esclerosis lateral amiotrófica, la atrofia muscular espinal o la distrofia muscular de Duchenne, entre otras patologías.

LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA ES EL SECTOR INDUSTRIAL QUE MÁS INVIERTE EN I+D

   Ante estos datos, la directora general de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Encarnación Cruz, ha recordado que en España hay 20.377 medicamentos financiados y 1.485 principios activos diferentes dentro de la prestación farmacéutica, asegurando que es uno de los primeros países de la Unión Europea en incorporar tratamientos innovadores para cáncer y enfermedades raras.

   "Se han incorporado 128 innovaciones terapéuticas en los últimos tres años. Los medicamentos han sido fundamentales para el desarrollo de la salud de los ciudadanos. Antibióticos, vacunas, antirretrovirales y demás fármacos han revolucionado el tratamiento de determinadas enfermedades y todo gracias al esfuerzo de investigación e innovación de la industria. No obstante, es necesario conciliar valor y sostenibilidad y, en este sentido, creo que vamos por el buen camino", ha dicho Cruz.

   De la misma opinión se ha manifestado el director general de Farmaindustria, quien ha asegurado que, a medio y largo plazo, la "mejor" fórmula para que todos los pacientes tengan acceso a los nuevos medicamentos es que tanto la industria, como los gestores y el sistema sean "más eficaces". Para ello, ha subrayado la necesidad de medir los resultados que cada innovación aporta y sus costes asociados, en comparación con otros medicamentos y otras intervenciones sanitarias, para así elegir en cada caso la "mejor opción".

   Por otra parte, la representante del Ministerio de Sanidad ha destacado la "alta cualificación" de los profesionales y la elevada inversión que realiza en I+D+I. Y es que, según el informe, el sector genera una productividad bruta a nivel mundial que equivale al PIB de países como Austria, Noruega o Bélgica y, además, produce bienes por valor de 750.000 millones de euros.

   En España, la industria farmacéutica emplea a casi 40.00 personas, siendo el sector de alta tecnología que más puestos de trabajo genera y el líder en empleados a tiempo completo en I+D con un 12,4 por ciento del total. Asimismo, por cada unidad de producción directa genera entre 1,3 y 2,3 unidades adicionales en otros sectores, y por cada empleo directo origina entre dos y cuatros indirectos e inducidos.

   Finalmente, el trabajo ha mostrado que la industria farmacéutica es el sector industrial que más invierte en I+D en España, unos 917 millones de euros, lo que supone un 20 por ciento del gasto en I+D de la industria, una inversión que es casi el doble de la realizada por el sector aeronáutico y cinco veces más que la del sector informático/electrónico.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.