La importancia de la detección precoz en la esquizofrenia

ESQUIZOFRENIA, PSICOSIS, EMOCIONES
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SIPHOTOGRAPHY
Publicado 24/05/2018 8:44:35CET

   MADRID, 24 May. (EDIZIONES) -

   La esquizofrenia es una enfermedad mental grave. Las personas que la padecen pueden escuchar voces, o pensar que otras personas quieren hacerles daño, cuando no es así. Esta enfermedad les impide en muchos casos poder mantener una vida normal, trabajar o incluso cuidar de sí mismos.

   Se caracteriza por alteraciones en la percepción, por desorden en el curso y contenido del pensamiento, por alteraciones en la conducta, déficit en los procesos que controlan la afectividad, así como por un déficit en las funciones cognitivas y en las alteraciones emocionales, que afectan al bienestar de la persona que la padece.

   En España hay cerca de 400.000 personas afectadas y se calcula que el doble son afectados indirectos (cuidadores). Además, esta enfermedad representa la tercera causa de discapacidad entre la población de 15 a 44 años en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   Esta misma institución estima que el costo de los problemas de salud mental en países desarrollados se sitúa entre el 3% y el 4% del PIB. En concreto, se calcula que los trastornos psicóticos (entre los que se encuentra la esquizofrenia) suponen un coste anual de 94.000 millones de euros en Europa (incluyendo los costes sanitarios directos e indirectos y los gastos por incapacidades temporales en los puestos de trabajo).

   Además, las personas que la padecen tienen entre unos 15 y 20 años menos de esperanza de vida que el resto. Por ello, la intervención temprana es básica a la hora de asegurar un mejor pronóstico de futuro. No obstante, actualmente en España, pueden transcurrir dos años entre la aparición de los primeros síntomas y el primer contacto terapéutico.

   Según el Proyecto VOZ, sobre necesidades de las personas con esquizofrenia/psicosis y sus cuidadores, que gestiona el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), el tratamiento médico, psicoterapéutico y los programas de rehabilitación llegan tarde para 1 de cada 3 personas con esquizofrenia.

   A su vez, acortar el periodo que transcurre entre la aparición de los primeros síntomas y el primer contacto terapéutico contribuye, como se ha demostrado repetidamente, a una más rápida recuperación, un mejor pronóstico, un menor deterioro funcional y cognitivo, un mejor desarrollo psicológico y social, una menor interrupción de los estudios y/o actividad laboral así como el incremento de la expectativa de vida.

   Así se denuncia en el 'Posicionamiento por la implementación de programas de intervención temprana en Psicosis', una propuesta consensuada por las principales entidades de salud mental de España, dentro del Movimiento Rethinking en colaboración con la Alianza Otsuka-Lundbeck,y que incluye medidas para mejorar la detección y la atención temprana de la psicosis con la finalidad de mejorar el pronóstico de estas personas y asegurar una mejora en su calidad de vida.

UN SÍNDROME COMPLEJO PERO CURABLE

   En una entrevista con Infosalus, el jefe de servicio de Psiquiatría del Niño y del Adolescente del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, y director científico de CIBERSAM, el doctor Celso Arango destaca la importancia de la prevención y detección precoz en este "síndrome complejo que representa la esquizofrenia, que afecta más a hombres que a mujeres, y que padece un 0,7% de la población".

   Según recalca, cada vez más se conocen distintos factores de riesgo que desencadenarían la enfermedad, y que tienen que ver con los factores genético-ambientales. "En salud mental durante muchos años se ha esperado a que las cosas vayan mal para actuar, y como ahora se conocen muchos factores de riesgo, y muchos de estos son prevenibles, hay trabajar por prevenirlos. Lo que no cabe duda es de que hay que actuar en la detección precoz porque pasa mucho tiempo desde que la persona experimenta un primer episodio de psicosis hasta que se detecta e interviene de forma eficiente", advierte el especialista.

   El psiquiatra destaca que, a nivel mundial, hay datos que demuestran que una intervención precoz en la psicosis mejora el pronóstico, una mejoría que se mide en menos ingresos hospitalarios, menos suicidios y una mayor posibilidad de reintegración, de que estas personas puedan trabajar, ser independientes, "y todo esto acompañado de una increíble reducción del gasto sanitario".

   Según defiende Arango, la inversión que suponen los programas de intervención precoz cuestan menos dinero que el retorno económico que supone tener a los pacientes menos días ingresados, o por ejemplo el hecho de que tengan que cobrar una pensión porque no pueden trabajar. A pesar de ello, el psiquiatra lamenta que en España no exista ese desarrollo de programas de detección precoz de la enfermedad, salvo en el caso de Navarra, País Vasco y Cataluña.

FACTORES DE RIESGO

   Por otro lado, y para poder entender un poco mejor en dónde se puede trabajar por prevenir la esquizofrenia, el doctor Arango indica que los factores genéticos a día de hoy no son prevenibles en esta enfermedad. En cambio, el jefe de servicio de Psiquiatría del Niño y del Adolescente del Hospital Gregorio Marañón de Madrid resalta que los factores ambientales sí son prevenibles.

   De hecho, indica que, por un lado, aumentan el riesgo de padecer psicosis y de esquizofrenia 20-30 años más tarde los factores estresantes físicos, como las infecciones o las hambrunas, o los golpes durante el embarazo; o bien los factores estresantes psíquicos, como las malas noticias, o la pérdida de un familiar durante el embarazo; o la hipoxia o falta de aporte sanguíneo en el parto puede hacer que se incremente el riesgo de padecer psicosis o esquizofrenia 20 o 30 años más tarde de este hecho.

   "Se sabe además que el maltrato físico o el abuso sexual también aumentan en el futuro el riesgo de padecerlo, así como el consumo de cannabis en la adolescencia. Todos son factores prevenibles. Esta enfermedad tiene una edad debut en torno a la adolescencia tardía, sobre los 15 años, hasta la adultez temprana, por lo general antes de los 35", precisa el director científico de CIBERSAM.

   A su vez, indica que muchas veces la enfermedad va precedida de comportamientos o manifestaciones como el aislamiento social, las suspicacias, un bajo rendimiento escolar, problemas motores, o la falta de control de esfínteres, por ejemplo.

   "Pero incluso cuando ya han aparecido síntomas psicóticos, como delirios o alucinaciones, pasa bastante tiempo hasta que se hace el diagnóstico y se interviene con el tratamiento. Ese tiempo de psicosis no tratada desde el comienzo de los síntomas hasta el tratamiento también es fundamental a la hora del pronóstico. Algunos casos sin son curables. Existe la falsa creencia que personas con esquizofrenia no se curan, pero sí. Se curan un 10-15% de los casos. Por ello es fundamental trabajar en prevención", sentencia Arango.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.