Implantan en el Complejo Hospitalario de Navarra el primer dispositivo 'Holfer' subcutáneo de forma inyectable

Imagen radiológica tras la implantación.
EP/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 07/10/2014 1:23:14 CET

Tiene por objeto la detección de arritmias que no han podido ser confirmadas mediante un electrocardiograma

PAMPLONA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El equipo de la Sección de Electrofisiología y Arritmias del Área Clínica del Corazón del Complejo Hospitalario de Navarra, integrado por los doctores Nuria Basterra, Javier Martínez y Javier Romero, y las enfermeras Lola Gómez, Carmen García y Cristina Egaña, ha implantado el primer dispositivo 'Holter' subcutáneo completamente inyectable.

El estudio 'Holter' consiste en la monitorización del ritmo cardiaco durante un período más o menos prolongado de tiempo que tiene por objeto la detección de arritmias (alteraciones patológicas del ritmo cardiaco) en pacientes en los que se sospechan pero no han podido ser confirmadas en la consulta mediante un electrocardiograma (ECG).

Es de especial utilidad en pacientes con síncopes de repetición (pérdidas súbitas de conciencia) de causa no aclarada. Esta técnica se realiza mediante la colocación externa de un dispositivo provisto de unos electrodos y una grabadora, que se mantienen durante un período no superior a 24 ó 48 horas.

Desde hace algunos años, existen dispositivos implantables (se insertan debajo de la piel del pecho con anestesia local) que presentan la ventaja de proporcionar una monitorización más prolongada (hasta 3 años) y requieren la interrogación periódica del dispositivo mediante un programador externo, de forma análoga a como se realiza con los marcapasos o desfibriladores, ha informado el Gobierno foral en una nota.

DISPOSITIVO HOLFER SUBCUTÁNEO

La novedad del dispositivo implantado por primera vez en el Complejo Hospitalario de Navarra es su reducido tamaño (más pequeño que el capuchón de un bolígrafo), lo que permite que su implantación pueda hacerse sin utilizar bisturí como hasta ahora, y, por tanto, sin puntos de sutura que deban ser retirados con posterioridad. Así, el 'Holter' se implanta a través de una mínima incisión de tan sólo unos pocos milímetros mediante la inyección del aparato debajo de la piel.

La principal ventaja que presenta este nuevo dispositivo es la comodidad para el paciente ya que, gracias a su mínimo tamaño, no se nota ningún 'bulto' bajo la piel. Otra ventaja es que debido a su tecnología avanzada que incorpora transmisión de datos inalámbrica, el seguimiento puede realizarse íntegramente desde el domicilio del paciente de forma automática, todo ello gracias a un monitor que se entrega al paciente y que recoge la información recopilada por el dispositivo, transmitiéndola por telefonía móvil al hospital.