Contador

Día Europeo para el Uso Prudente de Antibióticos

Los hospitales buscan optimizar el uso de antibióticos, ya que la mitad los prescriben mal

Antibióticos. Fármacos. Blíster. Pastillas.
BERBÉS
Publicado 18/11/2016 13:54:56CET

   MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La mitad de los hospitales españoles tiene ya programas de optimización de uso de los antibióticos para evitar que entre un 40 y 50 por ciento de estos medicamentos se prescriban de forma inadecuada como hasta ahora y favorezca la aparición de resistencias, según ha avanzado la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), Belén Crespo, coincidiendo con el Día Europeo para el Uso Prudente de estos medicamentos que se celebra este viernes.

   La implementación generalizada de estos programas es una de las medidas incluidas en el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos aprobado por el Ministerio de Sanidad en 2014 para evitar que España siga siendo el segundo país con un mayor uso de antibióticos de la Unión Europea, solo por detrás de Malta.

   Además, se estima que actualmente se producen unas 2.500 muertes por infecciones causadas por bacterias multirresistentes a antibióticos y, si no se frena la tendencia creciente de este problema, en el año 2050 la cifra podría ascender hasta los 40.000 fallecimientos por este motivo, según Crespo.

   Durante unas jornadas organizadas este viernes en el Ministerio, el secretario general de Sanidad y Consumo en funciones, José Javier Castrodeza, ha reconocido que uno de cada dos españoles admite haber tomado estos fármacos en el último año, incluidos también el 50 por ciento de los pacientes hospitalarios.

   Sin embargo, en otros países europeos como Suecia u Holanda sólo los ha consumido en el último año entre un 18-20 por ciento de su población, según los últimos datos del Eurobarómetro.

   Además, tanto en hospitales como en Atención Primaria entre el 40 y 50 por ciento de los antibióticos que se usan están prescritos de forma inadecuada, según el 'número dos' del Ministerio en materia sanitaria, bien porque el antibiótico elegido no es el adecuado bien por un fallo en la duración o dosis recetada.

SANIDAD NO QUIERE BUSCAR "CULPABLES"

   La directora de la AEMPS, Belén Crespo, cree que "no hay que buscar culpables" de esta prescripción inadecuada pero admite que el uso de estos fármacos "se ha banalizado" pese a que las bacterias pueden desarrollar resistencias que dificulten el tratamiento de las infecciones.

   En el caso de los hospitales, reconoce que la prescripción inadecuada se produce porque en muchas ocasiones "los médicos deben prescribir empíricamente" y optan por unos antibióticos que luego resultan no ser los más idóneos. Y en el caso de los centros de salud, también podría influir la saturación de las consultas y el poco tiempo que los médicos de familia pueden dedicar a sus pacientes. No obstante, admite que pese a ello contemplan medidas para mejorar la formación de los médicos.

   Además, ha añadido el presidente de la Asociación para el Descubrimiento de Nuevos Antibióticos en España (AD-ES), Domingo Gargallo-Viola, el desconocimiento de la población sobre su uso lleva a muchos pacientes a "pedirlos" en las consultas, sobre todo en el caso de las madres que llevan a sus hijos al pediatra.

   En ese sentido, la doctora Pilar Ramón-Pardo, de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha pedido "poner el foco en los consumidores, además de en los prescriptores" para que comprendan la importancia de no recibir siempre estos fármacos.

   El problema, según la directora de la AEMPS, es que en España todavía el 50 por ciento de los españoles cree de forma errónea que los antibióticos sirven para tratar una gripe u otras enfermedades causadas por virus.

ANTIBIÓTICOS SIN RECETA

   Asimismo, todavía existe un porcentaje significativo de pacientes en España que consume antibióticos sin prescripción médica, bien porque el farmacéutico los ha dispensado sin receta bien porque el paciente ya los tenía en casa por una prescripción anterior.

   La situación ha mejorado en los últimos años, pasando del 8 por ciento de los pacientes que los tomaba sin prescripción en 2013 al 6 por ciento que lo hizo en 2015, pero Crespo considera que la situación sigue siendo preocupante e insta a los farmacéuticos a que cuando un paciente acuda con una infección a la farmacia "le desvíen a su médico para que le prescriba el tratamiento más adecuado en cada caso".

   Por otro lado, la directora de la AEMPS ha resaltado la necesidad de reforzar las estrategias en sanidad animal ya que el uso veterinario de antibióticos también favorece la aparición de resistencias en humanos. Prueba de ello es el reciente acuerdo alcanzado con el sector porcino español para reducir de forma voluntaria el uso del antibiótico colistina para el destete de los lechones, algo clave ya que este fármaco es "el último recurso disponible para combatir las bacterias multirresistentes en humanos". "Y si también se desarrollan resistencias, ya no habría otra opción terapéutica", según la dirigente de la OMS.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter