Pionera en la Región

El Hospital Santa Lucía consolida una técnica no invasiva para tratar a pacientes pediátricos con malformación del tórax

La doctora Stella Maris Rial ajusta el aparato compresor a un paciente
ÁREA DE SALUD II DE CARTAGENA
Publicado 14/03/2018 14:41:40CET

MURCIA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital General Universitario Santa Lucia ha conseguido aplicar a unos 30 pacientes pediátricos del Área de Salud de Cartagena una técnica que corrige las malformaciones de la pared torácica llamada 'Pectus Carinatum' con unos resultados satisfactorios y una evolución favorable.

La Unidad de Malformaciones de la Pared Torácica del Servicio de Pediatría del recinto hospitalario, a cargo de la doctora Stella Maris Rial Asorey, ofrece un tratamiento innovador y que se utiliza de manera pionera en la Región de Murcia.

Se trata de un procedimiento basado en un sistema de compresión dinámica torácico, que evita que estos pacientes tengan que ser intervenidos, utilizando la propia elasticidad de la caja torácica para corregir asimetrías complejas mediante la compresión constante, gradual, y dinámica de los elementos asimétricos.

El compresor puede utilizarse desde los cuatro años en adelante y su porcentaje de éxito supera el 90 por ciento evitando en la mayoría de los casos una toracoplastia quirúrgica de gran envergadura, según explican desde el centro hospitalario.

En la actualidad, la Unidad de Malformaciones de la Pared Torácica del Hospital General Universitario Santa Lucía atiende a unos 164 pacientes pacientes pediátricos con distintas patologías derivadas de diferentes deformidades de la pared torácica, 90 con 'Pectus Carinatum'.

Estos pacientes, en la Unidad del hospital cartagenero, reciben un seguimiento controlado y periódico por los profesionales que la integran: un cirujano pediátrico, un pediatra, un neumólogo infantil, un cardiólogo infantil, un otorrinolaringólogo, un traumatólogo, una psicóloga, una auxiliar de enfermería, un fisioterapeuta y dos radiólogas.

DEFORMACIONES DE LA CAJA TORÁCICA

Las malformaciones del tórax son patologías comunes que se desarrollan desde la niñez hasta la adolescencia que pueden ocasionar problemas de salud asociados y afectar a la personalidad y autoestima del paciente.

De una parte, la patología se puede presentar como esternón prominente, es decir que la malformación hace que se desplace el tórax hacia delante, lo que se conoce como "pecho de paloma" o 'Pectus Carinatum' y no presenta una sintomatología grave y, a veces, se asocia a la escoliosis.

En este caso, el uso de la presión de tratamiento controlada resulta fundamental para evitar la sobre-corrección y la lesión de la piel. De esta manera se obtiene además una mejor tolerancia al tratamiento ya que actúa en forma dinámica y requiere ajustes de presión periódicos en la medida que el tórax se corrige.

A medida que la deformidad es corregida, el diámetro del tórax del paciente se expande y produce ensanchamiento lateral. Por este motivo, todo el compresor debe ser modificado periódicamente. El porcentaje de éxito con el uso del compresor es cercano al 98 por ciento.

De otra parte, se puede presentar como un hundimiento del esternón llamado 'Pectus excavatum' que a su vez puede generar compresión cardíaca y que puede afectar el rendimiento físico de la persona. Algunos de los síntomas asociados pueden ser fatiga e intolerancia al ejercicio. Para esta patología existe un tratamiento diferente a la compresión, que es la campana de succión y que también se utiliza en este servicio

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.