La historia jamás contada: el pudor del cáncer de próstata

Campaña: la historia jamás contada
TWITTER GEPAC
Publicado 11/06/2018 12:32:18CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Español de Pacientes de Cáncer (Gepac) ha lanzado la campaña 'La historia jamás contada: la leyenda del príncipe del reino de la Próstata', con el objetivo de concienciar, formar y normalizar a nivel social el cáncer de próstata, en marco del Día Mundial, que se celebra este lunes.

"Esta campaña surge a raíz de una problemática que hemos detectado, y es que muchos pacientes no hablan de la enfermedad, no quieren reconocerla; es verdad que en estos casos -los hombres- no tienen la costumbre de ir al medico o revisiones como una mujer; a ellos les da miedo los médicos, tiene pudor o vergüenza. Entonces no lo cuentan", según ha aclarado el director de proyectos y creatividad del Gepac, Carlos Mercader, en declaraciones para Europa Press.

A través de esta historia, desde el grupo quieren concienciar sobre la importancia da la prevención y el tratamiento de este tipo de cáncer, el segundo más común en España, unos 33.370 casos en 2015, según datos del último registro de la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom), y entre el 5 y 10 por ciento de los cánceres de próstata son hereditarios.

"Con esta campaña queremos romper todo tipo de tabúes y hace protagonista el paciente pero también a sus familiares y cuidadores", según ha manifestado la presidenta de Gepac, Begoña Barragán.

Por ello, este año han creado 'La historia jamás contada', que trata de "un rey que no quiere reconocer los estragos de la edad; con la espada que había conquistado millones de batallas ya no funciona del todo bien , pero no lo quiere conocer, y el hijo le comenta que tiene un problema", ha explicado Mercader.

Este símil representa a los pacientes que no quieren reconocer la enfermedad -que afecta a 436.000 hombres europeos, según Seom- ya sea por temas de vergüenza o pudor.

Así, durante este lunes estarán de 10.00 a 22.00 horas en el centro comercial 'La Vaguada' - planta baja, plaza central- con "un fotomatón con un trono decorado con aspecto medieval", para "atraer la atención de la sociedad, concienciar y favorecer la normalización de esta enfermedad".

"NO ERES MENOS NOMBRE"

Entre los problemas más comunes que se encuentran a la hora de detectar la enfermedad, se encuentra el pudor o vergüenza de los hombres a la hora de realizarse pruebas médicas, como el tacto rectal, según el psicooncólogo de Gepac, Miguel Rojas.

De este modo, Barragán ha explicado que "es habitual que el paciente se esconda, sienta miedo a parecer más débil y ser considerado menos hombre. Todo ello es producido por el desconocimiento y la vergüenza".

En este tipo de cáncer "es importante la desestigmatización social de la enfermedad", pues en la "Pirámide de Maslow, el sexo juega un papel importante, mantener la virilidad para un hombre es fundamental. Por ende, la disminución de la libido es uno de los factores que más suele preocupar al paciente", ha señalado Rojas.

Incluso, ha continuado, "en algunos casos pueden darse problemas digestivos o desconfianza con el profesional sanitario". Así, "todos los aspectos pueden repercutir en la calidad de vida de los pacientes y familiares pudiendo desembocar en ansiedad, depresión, inseguridad, aislamiento social e incapacidad de enfrentar los nuevos problemas".