Los hematólogos piden estar presentes en todas las iniciativas políticas que se impulsen sobre medicina de precisión

Publicado 30/05/2018 18:55:37CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), Jorge Sierra, ha solicitado, durante su intervención en la Ponencia de Medicina Genómica del Senado, a los hematólogos piden estar presentes en todas las iniciativas políticas que se impulsen sobre medicina de precisión.

"Por su trayectoria y experiencia, los hematólogos hemos de participar, desde el principio, en todas las iniciativas políticas que se impulsen en torno a la medicina de precisión", ha comentado para abogar por la centralización de la "muy alta" tecnología de laboratorio y estandarización de los procesos y trabajo en base a guías y protocolos aceptados, con el apoyo de bancos de material biológico.

Asimismo, ha subrayado la importancia del acceso a los fármacos mediante la participación precoz en ensayos clínicos, una rápida disponibilidad tras la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA en sus siglas inglesas) y menos filtros para su uso, una financiación adecuada y nuevas modalidades de reembolso, y movilidad del paciente con su presupuesto por proceso.

"La medicina personalizada y adaptada al riesgo se ha traducido en avances espectaculares en el pronóstico de los pacientes con cáncer hematológico, no vistos en ninguna otra especialidad. Así, por ejemplo, hoy en día se curan el 90 por ciento de las leucemias linfoblásticas agudas, el 85 por ciento de los linfomas de Hodgkin y el 90 por ciento de las leucemias promielocíticas agudas. También se ha conseguido cronificar la leucemia mieloide crónica en el 85 por ciento de los casos y se ha mejorado en 5-7 años la supervivencia de los pacientes con mieloma múltiple. En todo este conglomerado, hay cánceres hematológicos que se tratan (y curan) sin necesidad de quimioterapia, y serán muchos más en un futuro no muy lejano", ha dicho el experto.

A su juicio, en el futuro habrá pruebas genómicas para detectar la predisposición a enfermedades hematológicas graves; terapia de precisión como estrategia generalizada; cronificación o curación de las enfermedades hematológicas más agresivas; trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) con indicación limitada a insuficiencias medulares, inmunodeficiencias y errores congénitos del metabolismo; edición génica ampliamente establecida en la práctica clínica; transfusión de componentes sanguíneos con total seguridad y producción celular en bio-reactores cuando se precise; abordaje ágil y multidisciplinar; y acceso rápido a fármacos y financiación adecuada basada en nuevos modelos compartidos.

Sin embargo, avisa, para que todo esto sea posible, se hace necesaria una formación suficiente y homologable. A este respecto, la Asociación Europea de Hematología (EHA en sus siglas inglesas) ha plasmado en la Declaración de Madrid, presentada hace apenas un año en el 22º Congreso EHA, su petición de 5 años de formación mínima para la homologación automática interfronteriza de los profesionales de la hematología.