Hematólogos y cirujanos maxilofaciales abogan por un protocolo para atender al paciente anticoagulado en el dentista

'Manejo Del Paciente Anticoagulado En La Consulta Dental'
SEHH
Publicado 31/05/2018 17:53:32CET

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Hematólogos y cirujanos maxilofaciales han abogado, durante la sesión 'Manejo del paciente anticoagulado en la consulta dental', por un protocolo único para atender al paciente anticoagulado en las consultas dentales.

Por ello, durante el encuentro, auspiciado por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) y la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados y Cardiovasculares (AMAC), se han comprometido a asumir el liderazgo para aunar las diferentes recomendaciones y, según el presidente de AMAC, Juan Manuel Ortiz, crear un protocolo "fácil para todos".

"Ese consenso deberá limitar la terapia puente con heparina porque hay mucho sangrado postoperatorio y poco tromboembolismo, incluso en pacientes con fibrilación auricular. Se ha sobredosificado la heparina por miedo a la trombosis", han dicho las doctoras Cristina Pascual, de la SEHH, y Rosa Vidal, de la SETH.

El procedimiento que se debería seguir ante una intervención dental debería ser, según las hematólogas, suspender el anticoagulante durante unos días y no administrar heparina, salvo casos puntuales como son los portadores de 'stents' desde hace poco tiempo o quienes han sufrido un ictus recientemente (menos de 6 meses).

Y es que, tal y como ha avisado el doctor del servicio de Hematología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, Miguel Herrero, existen riesgos hemorrágicos asociados a los diferentes anticoagulantes y, además, "disparidad" de protocolos pre y post intervención oral entre comunidades.

"La clave es hacer una medicina individualizada, lo que no excluye una serie de recomendaciones generales: No modificar la anticoagulación en pacientes con bajo riesgo hemorrágico siempre que la intervención se limite a tres extracciones o tres implantes; evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs); tomar dieta blanda y excluir alimentos y bebidas calientes. Y la recomendación más importante: las complicaciones hemorrágicas hay que manejarlas en el hospital porque pueden ser muy graves", ha destacado Herrero.

Ahora bien, Vidal ha subrayado la necesidad de evaluar la tendencia hemorrágica del paciente y de huir de estereotipos como, por ejemplo, los riesgos en trombopenias, 'de que si el paciente tiene más de 50.000 plaquetas, no hay que hacer nada, tan solo no utilizar AINEs ni antiagregantes'; en hemofilias, 'la actuación dependerá de la gravedad y, si es severa, hay que poner una dosis puntual de factor de la coagulación'; y en la enfermedad de Von Willebrand, 'hay afectados que lo desconocen y es el dentista el que da la alerta'.

Tras admitir el miedo al sangrado que tienen los odontólogos, el jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, Guillermo Schoendorff, ha abogado por normalizar el manejo de los pacientes con trastornos de la coagulación.

"Algunas de las estrategias para lograr este objetivo son realizar cirugías mínimamente invasivas y seriadas para que el paciente se sienta cómodo; no hacer incisiones gingivales; utilizar suturas reabsorbibles y de 0000; anestesiar de un solo pinchazo con lidocaína con epinefrina, etc. Para evitar el sangrado, lo más eficaz es la presión activa mantenida y prohibido enjuagarse. Sin embargo, el mayor riesgo se da cuando el paciente regresa a su casa y, por eso, el protocolo postquirúrgico es fundamental", pues en él figuran los fármacos permitidos para el dolor (paracetamol y codeína), consejos dietéticos e higiénicos (dieta fría y no lavarse en unas horas) y si sangra, llamar al servicio de Urgencias", ha zanjado.