EN ESPAÑA HAY 1,5 MILLONES DE SUPERVIVIENTES

He sobrevivido al cáncer ¿quién será mi médico ahora?

Mujer en la playa, felicidad
PIXABAY
Publicado 04/06/2017 8:22:53CET

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

En España se estima que más del 50 por ciento de los pacientes con cáncer vivirán al menos 5 años, de ahí que la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y las tres sociedades científicas de médicos de Atención Primaria que hay en España hayan elaborado un documento de consenso que reclama un seguimiento "compartido" para las supervivientes a un cáncer de mama, uno de los tumores que más ha mejorado su pronóstico en los últimos años.

Con motivo del Día Nacional del Superviviente de Cáncer que se celebra este domingo, 4 de junio, este trabajo busca dar un "mayor protagonismo" a los médicos de familia que el que tienen en la actualidad, según ha reconocido el presidente de SEOM, Miguel Martín, sobre todo teniendo en cuenta que la supervivencia en muchos tumores es cada vez mayor.

De hecho, estiman que en España existen actualmente más de 1,5 millones de supervivientes de cáncer. Pese a considerarse curados de su enfermedad, estos pacientes deben someterse a un seguimiento periódico para diagnosticar posibles recaídas o segundos tumores, minimizar el impacto de las secuelas y complicaciones derivadas del tratamiento y fomentar medidas de educación sanitaria y prevención.

Todo ello, con el fin de conseguir la mejor calidad de vida y lograr que estos pacientes se puedan reincorporar a los distintos ámbitos de su vida social, familiar y laboral de la forma más completa posible.

"Desde hace varios años se ha constatado la necesidad de compartir el seguimiento de las largas supervivientes de cáncer de mama entre la Atención Especializada y la Atención Primaria garantizando una coordinación efectiva", ha señalado el jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, Agustín Barnadas.

El documento ya ha sido remitido a la administración sanitaria central y autonómica y se está preparando un artículo científico con las conclusiones para publicar en una revista indexada.

PRÓSTATA Y MAMA, LOS TUMORES CON MÁS SUPERVIVIENTES

Los tres tumores más frecuentes entre los largos supervivientes son el cáncer de próstata, cáncer colorrectal y melanoma en los hombres y el cáncer de mama, cáncer de útero y cáncer colorrectal en las mujeres.

Un reciente informe sobre las necesidades de los superviviventes de cáncer del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), reveló los principales problemas a los que se enfrentan estas personas cuando superan la enfermedad.

El final de los tratamientos no significa que el proceso oncológico haya finalizado, ya que este contempla revisiones medicas para garantizar el control de la enfermedad, la detección precoz y el tratamiento de posibles secuelas. Y dado que no existe nada que garantice que el tumor no vuelva a aparecer, "el seguimiento medico adquiere gran importancia", señalaba el informe.

Asimismo, las secuelas físicas que puede dejar un cáncer son amplias y variadas. Desde perdida de energía y cansancio, hasta dificultades en el terreno sexual, incontinencia, fertilidad, perdida de memoria y concentración o dificultad para caminar o desplazarse.

NECESIDADES PSICOLÓGICAS Y SOCIALES

Pero más allá del ámbito clínico, el cáncer también provoca un "torbellino de emociones" en la persona afectada ya que "su manera de relacionarse con las personas de su entorno cambia y también sus prioridades", según GEPAC.

"La difícil experiencia por la que se ha pasado provoca inevitablemente el miedo a la recaída en la mayoría de los supervivientes. Episodios de angustia, ansiedad y preocupación, los cambios físicos que la enfermedad ha causado, cómo les vera la pareja, cómo es la relación con los mas allegados y cómo cambia el día a día en los supervivientes", reza el informe.

Asimismo, muchas personas que han tenido un cáncer se ven forzadas a interrumpir su actividad profesional, lo que hace que la reincorporación al mundo laboral después de la enfermedad sea un camino difícil ya que "debe ser una decisión tomada de forma reflexiva y autónoma, y no como respuesta a presiones sociales y familiares o del equipo sanitario y el tribunal medico".

Por ello lamentan que no existan mecanismos de reinserción laboral ni se proteja el empleo en estos casos, al tiempo que también denuncian que la vuelta al trabajo puede generar sentimientos de discriminación o desigualdad debido a la enfermedad, la imposibilidad de trabajar al mismo ritmo que antes o continuar con los estudios que se han quedado aparcados.

"El cáncer afecta a la promoción profesional o provoca la pérdida del empleo. Esto puede acarrear problemas económicos para los afectados, agravados por posibles gastos para material ortopédico, farmacéutico o ayuda en el domicilio", según GEPAC

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter