Ginecóloga pide precisar por ley la edad máxima para ser madre en España y evitar casos como el de Carmen Bousada

Actualizado 16/07/2009 15:03:25 CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La legislación española debería precisar la edad máxima para ser madre en España por métodos de fertilización para evitar que se produzcan en este país casos como el de Carmen Bousada Lara, conocida como la madre más anciana del mundo, que falleció el pasado sábado a los 70 años, dejando huérfanos a sus dos gemelos, de tres años, según doctora Victoria González Villafáñez, de la Clínica Ginefiv.

Bousada, que murió víctima de un cáncer, se sometió en 2006 a un tratamiento de fertilidad en el Pacific Center de Los Ángeles (Estados Unidos), cuando ya tenía 67 años de edad. Para conseguirlo, la gaditana mintió sobre su edad, ya que el límite legal en este país está en los 55 años, y dio a luz en la clínica barcelonesa de Sant Pau a dos niños, que sobrevivieron tras pasar un mes en incubadora.

En declaraciones a Europa Press, la experta explicó que en la actual Ley de Reproducción Humana Asistida, de mayo de 2006, se recoge que una mujer puede someterse a una de estas técnicas para conseguir un embarazo "hasta el final de la vida reproductiva", un límite general que podría, dice, "dar pie a interpretaciones".

"Por lo general, las clínicas en España siguen las recomendaciones que realiza en este sentido la Sociedad Española de Fertilidad, que aconseja poner el límite de edad para ser madre en los 50 años, a pesar de que no está fijado por ley y de que, con los últimos avances científicos, es posible tener un hijo con más de 60 años", indicó.

A su juicio, poner límite claro a la edad máxima para ser madre tanto para preservar la salud de la mujer, que a medida que aumenta la edad sufre riesgos mayores de sufrir en el embarazo hipertensión y diabetes, como la del bebé, que puede presentar retraso en el crecimiento intrauterino y nacer con menos peso del que debería.

Al margen de las consideraciones sanitarias, la doctora González Villafáñez apunta también "razones éticas" por las que rechazar la posibilidad de que aparezcan nuevos casos como el de la madre más anciana del mundo, como que los hijos tienen mayor riesgo de quedarse antes huérfanos o no poder ser criados por su madre. "Una mujer de 60 años debe ser la abuela de un niño de dos, no su madre", acotó.

Ginefiv cuenta con un equipo de más de 60 profesionales dedicados a la reproducción asistida --fecundación 'in vitro', inseminación artificial y donación de óvulos-- dirigido por el profesor José Manuel Bajo Arenas, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y el doctor Alberto Martínez de Arenaza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter