GenesisCare Hospital La Milagrosa aplica la irradiación corporal total con tomoterapia en niños con cáncer

Publicado 21/12/2017 17:39:13CET

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El centro GenesisCare Hospital La Milagrosa, ha tratado más de 213 niños con tumores en cerebro, médula ósea y ahora ha comenzado a aplicar un novedoso tratamiento, la irradiación corporal total con tomoterapia, en niños con cáncer.

Patricia Tavera, oncóloga radioterápica, y Cristina Mínguez, radiofísico ,así como un equipo formado por enfermeras y técnicos de radioterapia de GenesisCare Hospital La Milagrosa de Madrid, han llevado a cabo este tratamiento a una niña de seis años con Anemia de Fanconi (AF), en una única sesión y sin complicaciones.

"Este nuevo procedimiento es un avance que contribuye a mejorar tanto el control de la enfermedad como el índice de supervivencia en este tipo de patologías. Ya lo hemos aplicado en adultos con buenos resultados y dada la experiencia clínica de la que disponemos en este centro lo hemos empezado a aplicar en niños", ha comentado Tavera.

Hasta el momento este tipo de tratamientos se habían administrado mediante un acelerador lineal, sin embargo, el equipo de especialistas de GenesisCare ha empleado un sistema de alta tecnología como la Tomoterapia, que combina la imagen guiada con la radioterapia helicoidal gracias a un innovador sistema que permite tomar imágenes de TAC, para saber con exactitud qué dosis está llegando y cómo se distribuye.

Tanto la planificación como el control de dosis previo al procedimiento son muy complejos, ya que el objetivo es irradiar el volumen corporal total del paciente. A juicio de los expertos, el equipo de tomoterapia es "ideal" para su aplicación por su precisión y control de la dosis de radiación que llega a los órganos en riesgo, así como su distribución en un campo de 160 centímetros, lo que equivale a poder cubrir perfectamente el volumen corporal de un niño, convirtiéndose en una opción terapéutica valida dentro de la radioterapia para niños y adolescentes.

Este tipo de tratamientos están generalmente indicados para algunas enfermedades hematológicas como la leucemia, el linfoma y algunos tumores sólidos y su aplicación forma parte del acondicionamiento previo del paciente a un trasplante de médula ósea, para así lograr la inmunodepresión del organismo.