Galicia

Unos 40 empleados de Povisa protestan ante la Cámara por la caída de la calidad asistencial

Protesta Povisa
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 12/02/2013 11:54:54 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unos 40 trabajadores de Povisa se han concentrado este martes ante el Parlamento de Galicia, donde se celebra la primera sesión plenaria del año, para protestar por la caída de "la calidad asistencial" en sus instalaciones y para reclamar un nuevo convenio colectivo propio.

Lo han hecho entre cánticos de "a saúde non é un negocio" --"la salud no es un negocio"-- y advertencias de que "a próxima visita será con dinamita" -"la próxima visita será con dinamita"--, ataviados con pancartas y pegatinas en las que se podía leer 'Contra a precariedade' --'Contra la precariedad'-- y 'Povisa culpable, Sergas responsable'.

En declaraciones a Europa Press, la portavoz de la CIG en el comité de empresa de la clínica privada, María Jesús Neira, ha explicado que su protesta responde a la "reducción de personal" que se está llevando a cabo en Povisa --de 1.500 a "poco más" de 1.300 empleados-- y a la "reducción de jornada a colectivos de auxiliares, enfermeras y celadores".

De este modo, como ha denunciado, hay "determinadas franjas horarias en las que no queda personal", lo que "está afectando a la calidad asistencial", pese a que "el 75 por ciento del dinero que recibe" Povisa "lo paga el Sergas". "Lo tiene que reinvertir en el bienestar de los usuarios y, lógicamente, en el personal", ha reclamado.

NUEVO CONVENIO

Además, ha aseverado que la empresa "está actuando de mala fe" al prolongar el convenio --que expiró en diciembre de 2010--, al objeto de "imponer el provincial, que es un 40 por ciento más bajo". "Reivindicamos la negociación de nuestro convenio", ha remarcado Neira, convencida de que las condiciones del marco laboral provincial son "muchísimo peores" que las suyas.

Y es que, como ha dicho, no hay "ninguna actitud" por parte de Povisa de iniciar la negociación desde la base de su actual convenio, sino que "quiere partir ya del convenio provincial". Para frenar esto, los empleados no sólo se concentran "todos los jueves", sino que ya han entregado cartas a los grupos parlamentarios para pedir una reunión en la que abordar su "problemática".

Entre las quejas expresadas por la sindicalista al respecto, no sólo está que la clínica privada "tiene garantizado el 75 por ciento", sino también que "dio beneficios". "Y el consejo de administración, que son cuatro personas, en 2010 se subió el salario un 200%", ha reprobado, para hacer hincapié en que "si hay dinero para subir esos sueldos tiene que haberlo para emplearlo en los trabajadores y lógicamente, en los usuarios".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter