Las 5 fases emocionales de la fibromialgia

Mujer, fibromialgia
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WAVEBREAKMEDIA
Publicado 10/01/2018 8:18:33CET


   MADRID, 10 Ene. (EDIZIONES) -

   La fibromialgia es una de las enfermedades que tiene mayor impacto en la calidad de vida de los pacientes. Estos refieren una gran repercusión en sus vidas en lo que se refiere a capacidad física, intelectual, emocional, relacional y laboral. Además, los que no progresan en la recuperación son aquellos que no cuentan con un apoyo o soporte psicológico por parte de la pareja, de los familiares o de los amigos. De ahí la importancia de no permanecer aislados.

   Así lo asegura en una entrevista con Infosalus Fátima Gallastegui, doctora en Psicología clínica (especializada en psicología oncológica y cuidados paliativos), además de paciente con fibromialgia, una patología que le ha llevado a escribir 'Remonta tu vuelo. Más allá de la fibromialgia hacia una nueva vida' (Editorial Desclée De Brouwer), un libro dirigido a todas las personas que sufren dolor y a todos sus allegados.

   "Cuando durante años te encuentras con la incomprensión de las personas que te rodean y con el escepticismo y la incredulidad de los facultativos, con un muro infranqueable, tú también decides negar e ignorar la enfermedad", subraya la autora en el libro, destacando así la dificultad que hoy en día persiste a la hora de diagnosticarla.

   Según explica, el diagnóstico de la fibromialgia es exclusivamente clínico. "Es frecuente en los enfermos de fibromialgia, el conocido como 'síndrome de Ulises', que consiste en un largo y continuo peregrinaje por las consultas médicas, hasta conseguir un diagnóstico. En mi caso el diagnóstico llegó después de 15 años. Y se estima que un gran número de enfermos están aún sin diagnosticar", lamenta.

   Además, avisa de que hay un grupo de médicos 'fibroescépticos' que, al desconocer los mecanismos de desarrollo de la enfermedad, no entienden o creen lo que el paciente les está diciendo. "El enfermo tiene muchos síntomas y el médico poco tiempo; una fórmula segura para la impaciencia y el desencuentro", sostiene Gallastegui.

EL DESENCADENANTE DE LA ENFERMEDAD

   Así, señala que un elevado porcentaje de pacientes ha sufrido un evento traumático emocional o físico, previo a la aparición de los síntomas, que podría actuar como el desencadenante de la enfermedad. En concreto, enumera que los principales síntomas son: dolor generalizado, fatiga, rigidez articular matinal, agarrotamiento, insomnio, migrañas, problemas de concentración, memoria, hipersensibilidad al ruido, a la luz, o a los olores, por ejemplo. "Si se observan estos síntomas se debe acudir al especialista", subraya.

   Igualmente, llama la atención sobre el hecho de que algunos rasgos como la autoexigencia elevada, el perfeccionismo, el sentido del deber, la responsabilidad exacerbada, la abnegación o 'el complejo de Madre Teresa de Calcuta', la alta sensibilidad o vulnerabilidad, las dificultades para decir 'no' sin culpabilizarse, la rigidez o la falta de flexibilidad, además de las dificultades para delegar, entre otros puntos, pueden contribuir al desarrollo de la fibromialgia.

   La psicóloga dice también que hay una amplia evidencia científica y un consenso respecto a la conveniencia de un abordaje multidisciplinar en la fibromialgia, dado que las terapias de forma aislada son menos eficaces. "El tratamiento farmacológico, en general resulta decepcionante. Los medicamentos tratan los síntomas, pero no abordan las causas reales de la enfermedad. La intervención psicológica es necesaria para abordar las causas, el impacto, las actitudes y el estilo de vida del paciente. El tratamiento va dirigido a promover un incremento progresivo de la capacidad funcional y debe ser individualizado y adaptado al paciente", defiende Gallastegui.

   A su juicio, la fibromialgia trae consigo dolor, sufrimiento y pérdida, pero también proporciona una oportunidad única para reevaluar la vida del paciente y cambiarla. "La fibromialgia te está indicando que te has equivocado de camino y que debes replantearte cambiar e iniciar un nuevo recorrido. Debes aprender a priorizar tus intereses, satisfacer tus necesidades, gestionar el estrés y las emociones, demarcar los límites, desprenderte de tus cadenas, construir tu autoestima. Y mantener encendida la linterna de la esperanza en todo momento", aconseja.

LAS 5 FASES POR LAS QUE ATRAVIESA UN ENFERMO DE FIBROMIALGIA

   Con todo, la doctora en Psicología detalla cuáles serán los 5 estadios psico-emocionales por los que atraviesa un paciente de fibromialgia:

   1.- Shock e impacto: Es la fase de la confusión y de la incertidumbre. Se caracteriza por la rabia y por la ira que irradia en todas direcciones.

   2.- Aislamiento e introspección: Es una fase de devastación, sufrimiento y soledad, de mirar en su interior, de evaluar lo que supone la nueva situación en su vida y el temor hacia el futuro.

   3.- Resignación versus aceptación: Algunos enfermos se detienen en la fase de resignación, otros continúan hacia adelante en la búsqueda de la recuperación de la salud.

   4.- Búsqueda y cambios: En esta fase el enfermo busca e introduce cambios (actitud, afrontamiento, dieta, ejercicio, etc).

   5.- Resurgimiento y transformación: El enfermo ha reconstruido su vida y toma las riendas de su existencia.

   Según concluye, el paciente debe "examinar los hechos dolorosos sin la emoción que los acompaña, elaborar el duelo y aprender a reconciliarse con ellos. La clave consiste en permitir que la conciencia encuentre su propio camino por encima del daño sufrido por el organismo. El agua de los ríos nunca vuelve atrás, pero puede regar nuevos campos. Nunca es tarde para los nuevos comienzos".