Expertos reivindican la necesidad de fomentar una comunicación con el paciente que se adapte a sus personalidad

Publicado 16/05/2018 12:56:52CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Fomentar una comunicación que se adapte a las distintas necesidades y personalidades del paciente, igual que fomentar la escucha activa por parte del médico es vital, tal y como han señalado el profesor de ESADE Carles Torrecilla y el colaborador de la misma escuela Norbert Monfort en Alcon 20/20, un encuentro dirigido a oftalmólogos.

"Debemos ser muy flexibles a la hora de trabajar, adaptar el mensaje a cada uno de los pacientes, en especial a las nuevas generaciones que tienen una actitud diferente ante el médico", ha explicado Monfort.

Torrecilla, por su parte, ha apuntado que cada paciente tiene "sus miedos, sus motivaciones y sus objetivos, por lo que el médico ha de ser capaz de interesarse también por esos aspectos", lo que proporciona una respuesta adecuada en cada momento.

Sin embargo, Monfort advierte que no hay que caer en el error de categorizar a las personas sólo por generaciones, sino que hay que hacerlo por tipologías de persona.

"Cada generación cuenta con cuatro tipologías de personas: las orientadas a la metodología, que quieren entender el proceso, las orientadas a objetivos, que precisan consultas rápidas y concretas, las que buscan un trato cercano con el médico y, por último, las orientadas a la innovación", ha indicado el especialista.

Es fundamental, entonces, que el profesional sanitario pueda identificar a cada pacientes para adaptar su discurso y trato, lo que le permitiría establecer una relación de confianza a fin de alcanzar un buen seguimiento y obtener los mejores resultados.

De hecho, según Torrecilla, el exceso de búsqueda de información 'on line' que llevan a cabo algunas personas sobre sus síntomas y tratamiento se debe a que el paciente "no percibe esa relación de confianza con el médico y busca fuentes alternativas de referencia en internet".

No obstante, las nuevas tecnologías pueden suponer una oportunidad en la relación médico-paciente. En este sentido, Monfort cree que aquellos pacientes que sean más receptivos con los canales sociales "puedan incluso realizarse seguimientos en línea sin necesidad de acudir a la consulta".