Experto apuesta por cirugías mínimamente invasivas para implantar prótesis de cadera

El doctor Juan Ramón Prieto, con un paciente, en la CUN.
CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Publicado 04/04/2018 11:03:18CET

PAMPLONA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Clínica Universidad de Navarra apuesta por la implantación de prótesis de cadera con cirugías mínimamente invasivas por la vía anterior (por la parte de delante de la ingle).

Gracias a esta técnica, la recuperación es mucho más rápida que por el procedimiento convencional, al mismo tiempo que se minimiza el dolor, el tamaño de la incisión y la estancia hospitalaria, según ha explicado la Clínica en una nota.

Las intervenciones convencionales para tratar la cadera (realizadas por vía posterior, es decir, a través del glúteo) suponen desinsertar (quitar) los músculos para poder implantar la prótesis de cadera, por lo que posteriormente es necesario reconstruir esa musculatura.

"Sin embargo, con esta técnica el cirujano accede entre los músculos, sin dañarlos, respetando los elementos anatómicos del cuerpo", explica el doctor Juan Ramón Prieto, especialista de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid.

De hecho, estas novedosas cirugías permiten al paciente recibir el alta poco tiempo después de la intervención. "A las cuatro horas de la cirugía, el paciente ya puede andar con muletas y a las 48 horas podrá volver a casa con una recuperación muy avanzada respecto a la reducción del dolor y a la mayor autonomía. Con la técnica tradicional, el alta hospitalaria se prolonga incluso hasta el séptimo día", señala el especialista.

Además, con el procedimiento convencional, tras la intervención, el paciente debe evitar determinados movimientos porque podrían provocar una luxación (descolocación) de la prótesis, algo que no sucede con esta técnica mínimamente invasiva porque, al no desinsertar los músculos, estos conservan su estabilidad.

"Esta técnica es muy novedosa para los pacientes deportistas, porque podrán continuar con su actividad física sin restricción de movimientos tras la intervención (aunque tendrán que evitar los deportes de contacto) y también para personas con obesidad, porque la acumulación de grasa en la región inguinal es menor que en la parte posterior", asegura Juan Ramón Prieto.

El especialista apunta que "el progresivo aumento del uso de las prótesis de cadera - actualmente en España se colocan unos 35.000 al año- hace necesario investigar nuevos tratamientos que mejoren la calidad de vida de los pacientes".

El doctor, recientemente incorporado a la Clínica Universidad de Navarra, ha trabajado durante los últimos años en el Hospital Universitario de Saint Etienne (Francia), donde se formó y se especializó en esta cirugía. "Es una técnica muy complicada de aprender para el cirujano, y requiere una formación y preparación específica, pero las ventajas para el paciente son infinitas", asegura.

Según añade, "en algunos hospitales españoles ya se realizan técnicas mini invasivas para tratar la cadera, pero la novedad del procedimiento por la vía anterior es que es una cirugía más precisa (porque permite la realización de radiografías intraoperatorias más fiables), se disminuye el sangrado intra y postoperatorio y la cicatriz es más estética".