Experta señala que pacientes con síndrome de intestino corto precisan nutrición parenteral domiciliaria en casos graves

Publicado 29/05/2018 14:07:01CET

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La doctora Carmen Gómez Candela, del Hospital Universitario La Paz, ha señalado que, en los casos más graves, los pacientes con síndorme del intestino corto, una enfermedad producida por la pérdida anatómica o funcional de una parte del intestino delgado, precisan de una alimentación parenteral a través del sistema venoso, siendo esta a veces de por vida, lo que "condiciona en gran medida la calidad de vida de los pacientes, así como una esperanza de vida más corta".

Así lo ha explicado la doctora durante su intervención en el simposio 'Una nueva oportunidad para los pacientes con SIC', celebrado en el marco del XXXIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE) y con el que colabora la biotecnológica Shire.

En la edición de este año se han abordado temas que van desde cómo mejorar el estado nutricional del paciente quirúrgico, oncológico, con fibrosis quística o con estrés metabólico, hasta cómo prevenir la pérdida de masa muscular en paciente crítico o las novedades en el tratamiento del intestino corto.

Hasta hace poco, los pacientes con síndrome del intestino corto solo contaban con la opción de recibir una infusión a través del sistema venoso de líquidos y nutrientes, y en casos muy extremos realizar un trasplante intestinal cuando se producía un fracaso en esta opción, pero los ensayos clínicos de los últimos años han demostrado que "el fármaco 'teduglutida' es una opción terapéutica real para los pacientes, lo que ha llevado a la aprobación de su uso y a que ahora haya más experiencia tanto en otros países como en España, en donde ya se comercializa desde finales del año pasado", ha detallado la doctor Gómez Candela.

"Vemos que en el mundo real los resultados son mejores de lo que esperábamos, cerca del 85 por ciento de los pacientes responderá al tratamiento, y al menos una tercera parte podrá prescindir de la infusión intravenosa de la nutrición parenteral", ha añadido la experta.

En esta misma línea, la doctora Rosa Burgos Peláez, del Hospital Universitario Vall d' Hebron de Barcelona, ha apuntado que 'teduglutida' "ha abierto la ventana a la esperanza de muchos pacientes, que están realizando un tratamiento de alta complejidad en domicilio, quizá poco visible para las administraciones sanitarias".

Durante su intervención, la doctora ha hecho una reflexión sobre los 4 pasos fundamentales que todo facultativo debe plantearse ante un paciente con síndrome del intestino corto que puede ser candidato a tratamiento con 'teduglutida'. "El primer paso debe ser entender muy bien el mecanismo de acción del fármaco para poder identificar en un segundo paso el paciente candidato y prepararlo para el tratamiento. El tercer paso sería ya el inicio del tratamiento en sí mismo, y el último, modificar la nutrición parenteral a medida que el fármaco va ejerciendo su efecto sobre la mucosa intestinal", ha explicado.