¿Existe confusión entre los médicos a la hora de diagnosticar un ataque al corazón?

corazon
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 04/09/2018 7:14:32CET

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La confusión sobre cómo diagnosticar un ataque cardiaco "aún sigue vigente", según apunta la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), que acaba de publicar una nueva guía en la revista 'European Heart Journal' para intentar clarificar conceptos.

"A menos que haya claridad sobre qué define un ataque al corazón, los pacientes con dolor de pecho pueden etiquetarse erróneamente con ataque cardíaco y no recibir el tratamiento correcto. Muchos médicos no han entendido que los niveles elevados de troponina en la sangre no son suficientes para diagnosticar un ataque cardíaco y esto ha creado problemas reales", apunta el profesor Kristian Thygesen, del Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca), y presidente del equipo de trabajo que escribió el documento, junto con Joseph. S. Alpert, de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), y Harvey D. White, del Auckland City Hospital (Nueva Zelanda).

El documento de consenso internacional explica que se ha producido un ataque cardíaco (infarto de miocardio) cuando el músculo cardíaco (miocardio) está lesionado y no tiene suficiente oxígeno. La troponina es una proteína normalmente utilizada por el músculo cardíaco para la contracción, pero se libera en la sangre cuando el músculo se lesiona. La escasez de oxígeno (isquemia) se detecta por electrocardiograma (ECG) y síntomas como dolor en el pecho, los brazos o la mandíbula, dificultad para respirar y cansancio.

Ahora, la ESC considera una condición separada la lesión del miocardio por sí misma. "Existen numerosas situaciones que pueden causar daño al miocardio y, por lo tanto, un aumento de la troponina. Estos incluyen infección, sepsis, enfermedad renal, cirugía cardíaca y ejercicio extenuante. El primer paso del tratamiento es abordar el trastorno subyacente", indican.

En cuanto al infarto de miocardio, existen diferentes tipos que requieren un tratamiento específico. Tipo 1 es la situación que la mayoría de las personas asocian con un ataque al corazón. Aquí, un depósito de grasa en una arteria, llamado placa, se rompe y bloquea el flujo sanguíneo al corazón que lo priva de oxígeno. El tratamiento puede incluir medicamentos antiplaquetarios para evitar que las plaquetas se agrupen y formen un coágulo, insertando un stent a través de un catéter para abrir la arteria o cirugía para eludir la arteria.

En el tipo 2, la privación de oxígeno no es causada por la rotura de la placa en una arteria, sino que se debe a otras razones, como insuficiencia respiratoria o hipertensión severa. El profesor Alpert reflexiona: "Algunos médicos llaman incorrectamente a este tipo 1, y reciben un tratamiento incorrecto, que puede ser perjudicial. El tratamiento debe dirigirse a la afección subyacente, por ejemplo, medicamentos para reducir la presión arterial en pacientes con hipertensión".

"En el documento de consenso hemos ampliado la sección sobre infarto de miocardio tipo 2 e incluimos tres cifras para ayudar a los médicos a hacer el diagnóstico correcto. La incorporación del tipo 2 en los códigos es otro paso hacia el reconocimiento preciso seguido de un tratamiento adecuado se agregará un código para la lesión del miocardio a la ICD el próximo año", concluye White.

Contador