Un estudio permitirá detectar patrones de comportamiento voluntario en pacientes con daño cerebral con realidad virtual

Publicado 07/02/2018 13:35:31CET

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un proyecto de investigación, denominado 'MIMIC' y desarrollado por el servicio de NeuroRehabilitación de Vithas Nisa y la Universidad Politécnica de Valencia, va a permitir detectar patrones de comportamiento voluntario en personas con daño cerebral muy grave y rehabilitarlas con realidad virtual y estimulación cerebral no invasiva.

En concreto, la herramienta detectará la actividad de los pacientes a través de sus respuestas oculares y movimientos y determinará la estimulación a proporcionar, pudiendo ser audiovisual, propioceptiva y cerebral, ésta última mediante el uso de un casco de estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS).

Actualmente no existe ningún sistema que permita proporcionar estimulación multimodal ni adaptarla a la actividad de los pacientes. Los pocos estudios existentes se basan en la aplicación de estimulación cerebral de manera pasiva, es decir, sin la interacción de los pacientes.

En este sentido, en el nuevo proyecto, financiado por el Institut Valencià de la Competitivitat Empresarial (IVACE), se usará el patrón ocular y, en los casos que sea posible, la actividad muscular de los pacientes. El patrón ocular se registrará mediante un 'eye-tracker', un dispositivo que permite determinar hacia qué punto de la pantalla se dirige la mirada, a partir de los reflejos de una luz infrarroja en la pupila.

NUEVO SISTEMA DE REHABILITACIÓN

De esta forma, el proyecto MIMIC dará lugar a un nuevo sistema de rehabilitación que, mediante tecnología no invasiva, permitirá, por primera vez a nivel internacional, facilitar la interacción de personas en estados alterados de la conciencia y amnesia post-traumática con un sistema de realidad virtual.

El sistema proporcionará a los pacientes estimulación multimodal, que incluirá estimulación cerebral no invasiva y estimulación multisensorial pero, al contrario de los protocolos tradicionales, la estimulación se proporcionará de manera activa, según la actividad de los pacientes.

La actividad muscular se registrará mediante electromiografía de superficie, la cual permite conocer la actividad eléctrica resultado de la activación de un conjunto de músculos en la superficie de la piel. Conjuntamente a esto, se estudiará el uso de giroscopios y acelerómetros de precisión para la detección de pequeños movimientos.