Potencialmente mortales

Un estudio arroja luz sobre el riesgo de coágulos de sangre en niños hospitalizados

Actualizado 07/10/2014 7:01:04 CET

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Coágulos de sangre potencialmente mortales ocurren tan raramente en los niños que la condición, conocida como tromboembolismo venoso (TEV), a menudo no está en las pantallas de los radares mentales de los pediatras, una ausencia que puede conducir a un retraso de su reconocimiento y tratamiento. Un estudio del Centro de Niños de Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, puede ayudar a determintar qué niños hospitailizados tienen más riesto de TEV y requieren un atento seguimiento o un tratamiento preventivo con fármacos anticoagulantes.

   Los investigadores, cuyo trabajo se publica este jueves en la edición digital de 'The Journal of Pediatrics', dicen que, a falta de directrices pediátricas necesarias sobre la profilaxis de TEV en los niños, los hallazgos de su análisis pueden ayudar a guiar la toma de decisiones clínicas para ciertas categorías de pacientes hospitalizados que están en un número desproporcionadamente alto riesgo de desarrollar coágulos. En ellas están, los adolescentes mayores y los adultos jóvenes, los que tienen múltiples condiciones médicas, los pacientes con catéteres venosos centrales y las personas con enfermedad cardiaca y renal.

   El estudio, que analizó los expedientes médicos de miles de niños de 15 años atendidos en el Centro Infantil Johns Hopkins entre 1994 y 2009, encontró 270 casos de TEV en más de 90.000 ingresos pediátricos. A pesar de la minúscula tasa de TEV total, el riesgo de coagulación tenía gran influencia en varios grupos, con la edad avanzada y la presencia de múltiples condiciones médicas como característias que conllevan el mayor riesgo de TEV.

  Los adultos jóvenes entre 18 y 21 años tuvieron ocho veces más probabilidades de desarrollar un coágulo que los niños más jóvenes entre las edades de 2 y 9 años. Los adolescentes de entre 14 y 17 años registraban una tasa cuatro veces mayor de TEV en comparación con los niños más pequeños además de que las adolescentes y las mujeres jóvenes eran casi dos veces más propensas a desarrollar un coágulo que varones de la misma edad. Los niños con cuatro o más condiciones médicas presentaban cuatro veces más probabilidades de desarrollar TEV que otros.

CATÉTERES, LESIONES Y CIRUGÍA, FACTORES DE RIESGO

  Otros factores que parecían alimentar el riesgo de coagulación fueron la presencia de catéteres venosos centrales, cirugía reciente y lesiones traumáticas. La mitad de los 238 niños que desarrollaron coágulos tenía un catéter venoso central y el 40 por ciento de los coágulos se produjeron en los que se habían sometido a cirugías recientes. Cuando los coágulos se generaron en los bebés, fueron predominantemente en pacientes con defectos congénitos del corazón, mientras que la formación de coágulos en pacientes traumatizados tiende a producirse sobre todo en los adolescentes mayores y adultos jóvenes.

   El equipo de investigación dice que los niños que pertenecen a más de una categoría deben ser monitoreados y vigilados adicionalmente en busca de signos sugestivos de un coágulo. "¿Estamos diciendo que todos los niños con más de un factor de riesgo debe estar en tratamiento profiláctico? Por supuesto que no", tranquiliza el investigador principal del estudio, Acantilado Takemoto, hematólogo pediátrico en el Centro Infantil Johns Hopkins, aclarando que esta investigación plantea la necesidad de echar un vistazo más de cerca a cada uno de los pacientes con múltiples factores de riesgo y evaluar los riesgos acumulativos y si la probabilidad de coagulación parece lo suficientemente alta, entonces iniciar el tratamiento.

   Considerado un enigma clínico en niños, los TEV se conocen desde hace tiempo como una amenaza importante en los adultos hospitalizados e inmovilizados. Este riesgo bien establecido está en el corazón de las directrices que requieren terapia anticoagulante preventiva en adultos con ciertas condiciones, pero como el riesgo de coagulación en los niños es tan mal entendido, según los investigadores, los pediatras a menudo se encuentran perdidos cuando se trata de decidir a quién tratar y cuándo.

  Además, debido a que los medicamentos anticoagulantes pueden causar efectos secundarios negativos, incluyendo el exceso de sangrado y bajos recuentos de plaquetas, los médicos son comprensiblemente reacios a utilizarlos de forma preventiva en los niños.

  "Los coágulos de sangre en los niños son muy raros , pero cuando ocurren pueden ser potencialmente mortales, por lo que las decisiones de tratamiento suelen plantear un dilema complicado para los médicos que tienen que sopesar el pequeño riesgo de una enfermedad potencialmente mortal en contra de la posibilidad de un daño grave que puede provenir de un tratamiento profiláctico", afirma Takemoto.

   Los coágulos de sangre, que por lo general surjen en las piernas y los brazos, pueden desprenderse y viajar a los pulmones donde se alojan en las arterias, obstruyen la respiración y causan una condición potencialmente fatal conocida como embolia pulmonar. Los signos de los coágulos de las venas profundas incluyen dolor, sensibilidad e hinchazón en el sitio de la formación de coágulos. Los síntomas sugestivos de embolia pulmonar incluyen dolor de pecho, respiración rápida y forzada, escupir sangre y desmayos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter