Contador

El enfriamiento del cuerpo ayuda a reducir la lesión cerebral tras un infarto

Corazón
PIXABAY
Publicado 05/07/2017 7:18:40CET

    MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El enfriamiento del cuerpo puede reducir las lesiones cerebrales de las personas en estado de coma después de haber sido revividos de un paro cardiaco, según revela una nueva guía desarrollada por la Academia Americana de Neurología (AAN) y publicada este miércoles en 'Neurology'. La guía -apoyada por la Sociedad de Cuidados Neurocríticos-- recomienda a las familias que pregunten si su ser querido cumple los requisitos para ser sometido a este procedimiento.

   El paro cardiaco es la parada repentina del corazón y cuando éste se detiene, también lo hace el flujo de sangre y el oxígeno que llegan al cerebro, lo que puede causar daño cerebral. Cuanto más tiempo deja de latir el corazón, mayor es la posibilidad de lesión cerebral permanente o muerte. Estudios sugieren que el enfriamiento del cuerpo ayuda a reducir la lesión cerebral, pero se necesitan más estudios para determinar exactamente cómo. El cuerpo se enfría en la superficie con paquetes fríos o mantas especiales o internamente con el uso de dispositivos que enfrían la sangre dentro de los vasos.

   "Las personas que están en coma después de ser resucitadas de un paro cardiaco requieren complejos neurológicos y atención médica y los neurólogos pueden desempeñar un papel clave en la mejora de los resultados mediante el suministro de técnicas de enfriamiento del cuerpo", dice el presidente del comité de la guía, Romergryko G. Geocadin, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, y miembro de la Academia Americana de Neurología. "Esta guía recomienda que el enfriamiento se utilice más a menudo para los pacientes que cumplan los requisitos", añade.

   Para la guía, 11 expertos revisaron todas las evidencias disponibles de estudios realizados durante los últimos 50 años sobre maneras de reducir las lesiones cerebrales en personas que están comatosas después de la reanimación por paro cardiaco. Encontraron pruebas sólidas de que para pacientes tratados con descargas eléctricas en el corazón después de un paro cardiaco extrahospitalario y que están en coma, enfriar el cuerpo a entre 32 a 34 grados Celsius durante 24 horas, lo que se llama hipotermia terapéutica, es eficaz para mejorar sus posibilidades de recuperación de la función cerebral.

   También hallaron evidencia moderada de que mantener el cuerpo enfriado a 36 grados C durante 24 horas seguido de recalentamiento a 37,5 grados C durante ocho horas, lo que se denomina control de temperatura dirigido, también resulta efectivo a la hora de ayudar a reducir la lesión cerebral después de un paro cardiaco.

   "Aunque se ha debatido sobre qué protocolo de enfriamiento es mejor, nuestra guía encontró que ambas terapias han mostrado el mismo resultado --destaca Geocadin--. Las familias pueden preguntarle a su médico si su ser querido cumple los criterios para el enfriamiento del cuerpo".

   La directriz de la Academia Americana de Neurología recomienda que los estudios futuros traten de encontrar las temperaturas óptimas objetivo y las tasas de enfriamiento y recalentamiento del cuerpo, así como examinar qué métodos de enfriamiento funcionan mejor.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter