Los enfermeros denuncian programas piloto en varias CCAA de farmacéuticos que asisten a pacientes en sus domicilios

Los presidentes de Satse y Consejo General de Enfermería, Cascos y Pérez Raya
CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA
Publicado 14/06/2018 12:52:48CET

Aseguran que esta iniciativa cuenta con financiación por parte de las administraciones autonómicas

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería (CGE) y el Sindicato de Enfermería Satse, han denunciado la existencia de programas piloto en varias comunidades autónomas, entre ellas Cataluña o País Vasco, en los que los farmacéuticos visitan las casas de los mayores y enfermos crónicos y comprueban el correcto seguimiento de los tratamientos, en una labor asistencial que, aseguran, cuenta con financiación de las propias administraciones regionales y de los propios usuarios.

En una rueda de prensa conjunta de los presidentes de ambas entidades, Manuel Cascos (Satse) y Florentino Pérez Raya (CGE), las organizaciones han cargado contra esta presunta práctica de los farmacéuticos, algo que, a su juicio, supone una "privatización encubierta y una clara estafa al Sistema Nacional de Salud (SNS) y a los ciudadanos".

"Estos farmacéuticos quieren ofrecer unos servicios asistenciales sin respaldo legal ni competencias para ello ni garantías de seguridad para los pacientes. Es legítimo ganar dinero, pero no a costa de privatizar la sanidad e invadir competencias de los enfermeros", ha criticado Cascos, advirtiendo de que esta labor lleva a una "incitación permanente al consumo de fármacos y, a su vez, la subida de los gastos en la sanidad pública".

Ante esta situación, Pérez Raya y Cascos han coincidido en que "no van a permanecer pasivos" debido a "los riesgos a coste de pacientes, profesionales y la privatización del sistema". Para los enfermeros, estas actuaciones asistenciales son competencia "exclusivamente" de médicos y enfermeros, y recuerdan que "ya están siendo prestadas sin que supongan ningún tipo de desembolso directo por parte de los pacientes".

En este punto, desde Satse y el Consejo General de Enfermería han hecho un llamamiento a la nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, para que "no se preste a este fradue asistencial a los ciudadanos de privatizar la Sanidad Pública a través de comercios particulares". "No queremos creer que la consejera que impulsó la reversión de la gestión del Hospital de Alzira en Valencia se preste a esto", ha señalado Cascos.

ENCUESTA SOBRE LAS PRETENSIONES ASISTENCIALES DE LOS FARMACÉUTICOS

En línea con sus críticas, la Mesa de la Profesión Enfermera ha aprovechado la rueda de prensa para presentar una encuesta a pacientes para conocer qué opinan los pacientes sobre "las pretensiones asistenciales que vienen reclamando las oficinas de farmacia", bajo el título 'Las visitas del personal de las farmacias a los domicilios de personas mayores con enfermedades crónicas'.

De acuerdo con los resultados del estudio, nueve de cada diez personas mayores de 55 años con una enfermedad crónica y/o los cuidadores de los mismos consideran que el control de su tratamiento sólo debe ser realizado por médicos y enfermeras (90,3 por ciento), y no por farmacéuticos. En el lado opuesto, el índice de personas que estaría de acuerdo con que los farmacéuticos de las oficinas de farmacia sean quienes controlen su adherencia al tratamiento no llega al nueve por ciento (8,8 por ciento).

Además, solo el 2 por ciento de los pacientes crónicos y sus cuidadores entendería que la sanidad pública pagase a las oficinas de farmacia por el control de los medicamentos a domicilio, mientras que el 82 por ciento restante cree que lo que debería hacerse, en caso de precisarse dicho control, es contratar más enfermeros.

Asimismo, el estudio muestra que el grado de satisfacción de las personas con su profesional de Enfermería en Atención Primaria ronda el nueve (8,86) sobre 10.