Investigación

El ejercicio regular ayuda a suprimir la inflamación en reumátismos

Sesión de Gimnasia de mayores
Foto: SANITAS RESIDENCIAL
Actualizado 12/06/2014 17:50:52 CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El ejercicio suprime transitoriamente la inflamación local y sistémica, lo que refuerza los efectos beneficiosos del deporte y la necesidad de que se realice de forma regular con el fin de lograr alcanzar la eficacia clínica en la enfermedad reumática, concluye una investigación cuyos resultados se dieron a conocer en el Congreso Anual de la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR 2014).

   La inflamación crónica, la hinchazón y el dolor en la articulación caracterizan las más de 200 enfermedades reumáticas. La inflamación persistente en el tiempo puede dañar las articulaciones afectadas pero investigación previa ha establecido que el ejercicio puede disminuir la inflamación en la artritis reumatoide.

   Estos nuevos hallazgos de la investigación se centraron en el intercambio fisiológico creado por el ejercicio y su impacto en la inflamación. Los investigadores vieron que el ejercicio genera una respuesta biológica verdadera e induce a un cambio a nivel molecular estimulando los efectos antiinflamatorios.

"Como el proceso inflamatorio de las enfermedades reumáticas es una de las principales causas de discapacidad, estamos muy contentos de descubrir el proceso por el cual el ejercicio actúa a nivel molecular para disminuir esta inflamación", subraya el doctor Nicholas Young, del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos.

"Nuestros resultados muestran los beneficios que podría tener el ejercicio para disminuir la gran carga de la enfermedades reumáticas y destacan la necesidad de hacer ejercicio con frecuencia con el fin de conseguir resultados clínicamente importantes", prosigue este investigador, encargado de presentar los resultados del trabajo.

   Este estudio in vivo midió la regulación y la activación en ratones de NF-kB, un complejo proteico que controla muchos genes implicados en la inflamación y que está crónicamente activo en muchas enfermedades inflamatorias como la enfermedad inflamatoria intestinal y la artritis. Mediante una inyección de lipopolisacáridos (LPS) en los ratones, se generó una respuesta inflamatoria antes y después del ejercicio y se midió el impacto del deporte con el tiempo a raíz de la respuesta inflamatoria.

   Tras la inyección de LPS, hubo una fuerte respuesta inflamatoria sistémica y local, que fue más fuerte a las 2 horas después de la inyección. Se vio la activación de NF-kB como un resultado de los LPS y se detectó en los tejidos linfáticos de todos los raontes. En aquellos grupos en los que los roedores hicieron ejercicio antes y después de la inyección de LPS, se inhibió significativamente la activación de NF-kB en el análisis sistémico de todo el cuerpo.

   Se identificó el efecto del ejercicio sobre la inhibición de la activación de NF-kB como un efecto transitorio, que dura sólo 24 horas tras el ejercicio efectivo. El papel del ejercicio en la inhibición de la activación de NF-kB se vinculó a la supresión de múltiples citoquinas proinflamatorias, que son producidas por una amplia variedad de células, entre ellas los macrófagos, implicadas en la señalización celular.

   La enfermedad reumática es un término usado para describir más de 200 condiciones que se caracterizan por la inflamación, la hinchazón y el dolor en los músculos o las articulaciones. Estas patologías están entre las principales causas de morbilidad y discapacidad, dando lugar a enormes gastos sanitarios y la pérdida de trabajo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter