INCORPORA EL USO DE DOS DISPOSITIVOS

EE.UU.- Un nuevo método de resucitación cardiopulmonar dobla la tasa de supervivencia con buena función cerebral

Actualizado 01/03/2011 20:34:35 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, ha encontrado un nuevo método de resucitación cardiopulmonar que mejora en un 50 por ciento las tasas de supervivencia a largo plazo con buena función cerebral.

La nueva técnica va más allá del método estándar de compresión-descompresión realizado con las manos. Incluye el uso de dos dispositivos que aumentan la circulación sanguínea y hacen que corazón y cerebro reciban cerca de tres veces más sangre en cada ciclo compresión-descompresión que con la técnica estándar.

Según el profesor adjunto de Medicina en la Universidad de Minnesota Demetris Yannopoulos, director de investigación sobre Cardiología Intervencionista en esta universidad, "el actual método de resucitación cardiopulmonar ha salvado muchas vidas y es una herramienta indispensable en la Medicina de Urgencias, pero queremos llamar la atención sobre el potencial de añadir este sistema de dispositivos".

"Este sistema de dispositivo dual no sólo aumenta las tasas de supervivencia, también puede mejorar la función cerebral después de un paro cardíaco", dice Yannopoulos, quien asegura que los autores de este trabajo recomendarán este método como nuevo estándar a la Asociación Americana del Corazón, pues es también un posible tratamiento para el 'shock' y las heridas en la cabeza, ya que mejora la llegad de sangre al cerebro y a otros tejidos.

La nueva técnica consiste en un aparato ('ResQPump') que funciona como una ventosa que se agarra al pecho del paciente. Incluye una manivela para levantar, de forma manual, el pecho del paciente tras cada compresión, estimulando la circulación sanguínea.

Un segundo dispositivo ('ResQPOD') conecta las vías respiratorias del paciente con una máscara o un tubo para respirar y previene que el aire se precipite dentro de los pulmones mientras que el primer aparato eleva el pecho del afectado. Combinados, crean un mayor vacío en el pecho que permite bombear la sangre al corazón y al cerebro de forma más eficaz. Ambos dispositivos son fabricados por Advanced Circulatory Systems, ubicada en Roseville, Minnesota.

Este avance se produce 50 años después de la aparición del actual método que se emplea en la resucitación cardiopulmonar. Para el profesor de Medicina y Medicina de Emergencias de esta universidad Keith Lurie, "este avance es el fruto de la colaboración de especialistas en Medicina de Emergencia, cardiólogos, anestesistas, neurólogos y otros profesionales". A su juicio, "el ambiente multidisciplinario ha sido absolutamente necesario para el éxito".

En la actualidad, cerca de 300.000 americanos sufren paradas cardíacas fuera de un hospital cada año y la tasa de supervivencia es sólo del 5 por ciento. Las tasas de supervivencia se mantienen en estos niveles en parte porque la compresión manual del pecho y la ventilación --intervenciones del método estándar-- proporciona menos del 25 por ciento del riego sanguíneo al corazón y al cerebro.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.