¿Qué duele más, que te saquen sangre de una arteria o un catéter venoso?

Extracción de sangre
PIXABAY
Publicado 22/01/2018 18:01:36CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han descubierto que el dolor percibido al extraer sangre de una arteria del brazo es mayor que cuando se coloca un catéter en una vena en la muñeca.

El estudio, cuyos resultados publica la revista 'Enfermería Clínica', incluyó a 820 pacientes de entre 18 y 85 años que acudieron a los servicios de urgencias del Hospital Galdakao-Usansolo y Hospital Universitario Basurto, en Vizcaya, para analizar su percepción del dolor cuando se les colocó un catéter venoso periférico o se les extrajo sangre para medir los niveles de oxígeno, dióxido de carbono o concentración de bicarbonato (gasometrías).

El factor subjetivo del dolor hace que resulte difícil de medir y que no siempre se tenga en cuenta en las exploraciones sanitarias. Por ello, en la investigación se preguntó abiertamente a los pacientes para valorar el dolor iatrogénico (el derivado de la atención sanitaria) que, en general, suele estar infravalorado.

El dolor fue cuantificado mediante la aplicación de Numeric Pain Rating Scale (NRS-11), que otorga al dolor autopercibido un valor de entre el 0 (ausencia de dolor) y el 10 (el dolor más fuerte imaginable). Según está estipulado, los dolores superiores a la escala 3 no deberían ser aceptados.

Los 780 catéteres venosos y las 101 extracciones de sangre analizadas en el estudio las realizaron enfermeras con más de cinco años de experiencia profesional en el servicio.

Y tras evaluar la medición del dolor, vieron que mientras que las inserciones de catéteres en vena tuvieron una puntuación media de 2,8 en la escala NRS-11, las extracciones de sangre fueron percibidas como más dolorosas (3,6 en la misma escala).

LA DIFICULTAD DEL PROCEDIMIENTO TAMBIÉN INFLUYE

Además, el nivel de dolor iatrogénico se asoció a la dificultad técnica media o alta del procedimiento, a la elección de la arteria humeral en lugar de la radial en las gasometrías y se correlacionó con el dolor basal en las venopunciones.

"Es más dolorosa la gasometría cuando se realiza sobre la arteria humeral a su paso por la fosa antecubital, que sobre la arteria radial en la muñeca. Esta diferencia puede explicarse porque en la anatomía humana la arteria humeral está en un nivel más profundo que la radial", ha explicado Sendoa Ballesteros, profesor de Enfermería de la UPV/EHU y enfermero asistencial del servicio de urgencias del Hospital de Basurto.

En cambio, otras variables como el sexo, la edad o la procedencia no influyeron en la percepción de la intensidad del dolor. Tampoco el calibre de la aguja empleada parece afectar, aunque "los resultados pueden variar dependiendo de la experiencia que tenga la persona encargada de realizar la punción", ha admitido.

"Un mayor conocimiento de los efectos dolorosos derivados de cada procedimiento de enfermería durante la asistencia en urgencias y de los factores que se asocian a la autopercepción del mismo podría ayudar a determinar cuándo y cómo debería intervenirse para mitigar este efecto indeseado", han concluido los autores.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.