SEGÚN UN INFORME DE SATSE ANTE LOS RECORTES EN SANIDAD

Disminución de enfermeras tiene consecuencias en atención, cuidado y curación ciudadano e incluso en aumento mortalidad

Enfermeras, enfermos, hospital
HOSPITAL CENTRO DE CUIDADOS LAGUNA
Actualizado 27/05/2013 12:27:38 CET

Aseguran que asignar ocho pacientes a una enfermera "puede tener una sobremortalidad del 31 por ciento"

MURCIA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Un informe de Satse desvela que la disminución de las plantillas enfermeras, "que están bajo mínimos", como consecuencia de los recortes del Gobierno central y regional "así como su mala gestión" tiene consecuencias directas en la calidad de la atención sanitaria que se presta a los ciudadanos, en su curación, en su seguridad, en el aumento de los efectos adversos "e incluso en el aumento de la mortalidad".

Así lo ha señalado el secretario general autonómico de Satse, José Antonio Blaya, quien ha añadido en declaraciones a Europa Press que es necesario reorientar nuestro sistema sanitario, incrementar los recursos enfermeros tanto en el sistema sanitario como en el sociosanitario y no disminuir los recursos destinados a las políticas preventivas como garantía de calidad de vida de los ciudadanos y ahorro en costes sanitarios.

Los recortes sanitarios, ha añadido, "están amenazando la calidad asistencial al centrarse, en su mayor parte, en la reducción de los efectivos de enfermería en los centros sanitarios que afecta directamente a la atención que se presta al ciudadano".

La destrucción del empleo enfermero, extrapolado íntegramente y cuantificado en intervenciones en Atención Primaria "supondría una disminución de más de 100 millones de consultas enfermeras". De ellas, y por falta de profesionales en las plantillas, podría llegar a suponer la realización de ocho millones menos de consultas enfermeras a domicilio, ha agregado en base a un informe realizado por el propio sindicato.

Al tiempo que ha enfatizado que la sanidad española cuesta 600 euros menos por habitante y año "que la media europea", más de mil euros menos de lo que les cuesta a Francia o Inglaterra y que "disponiendo de recursos enfermeros adecuados se podrían evitar hasta el 80 por ciento de las enfermedades crónicas que causan el 61 por ciento de las muertes y el 49 por ciento de la morbilidad".

En base a este estudio, Blaya ha destacado que la mortalidad aumenta por cada paciente más que se asigna a una enfermera en un centro hospitalario, y que asignar ocho pacientes a una enfermera "puede tener una sobremortalidad del 31 por ciento".

Además, aumentar de cuatro a seis los pacientes de cirugía por enfermeros "incrementó en un 14 por ciento la probabilidad de que uno de ellos muriera en los siguientes 30 días de su ingreso". Por lo que la falta de enfermeras "afecta" directamente a la seguridad del paciente e incrementa la posibilidad de sufrir efectos adversos, que son la causa de entre el 12 y el 15 por ciento de los costes hospitalarios.

El sindicato añade que reducir las plantillas de enfermeras "supone aumentar las infecciones urinarias, de heridas quirúrgicas y nosocomiales, las úlceras por presión, las complicaciones del sistema nervioso central" y "todo ello aumenta el gasto sanitario".

Por último, y en base a este informe que han hecho llegar a la ministra de Sanidad, Ana Mato, el secretario general autonómico de Satse resalta que los centros donde la plantilla de enfermería es más estable y tienen menos índice de rotación consiguen disminuir las estancias en 1,2 días", en cambio, "los hospitales que tienen un alto índice de rotación de enfermeras llegan a incrementar los costes hasta en un 36 por ciento".

EN DATOS

España es uno de los países con un ratio de enfermeras por mil habitantes de los más bajos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), situándose a la cola de Europa, así mientras que la media de la OCDE se sitúa en 8,7 enfermeras por mil habitantes, España, antes de la crisis, tan sólo tenía 4,9 enfermeras, ahora 3,37.

Cifra que en Murcia asciende al 3,71 enfermeras por mil habitantes, siendo aún así la novena más baja por comunidades. Además, en Murcia, hay 1,44 enfermeras por médico, la octava más baja por comunidades, frente al 1,45 de España y el 2,77 de media en los países de la OCDE. Es decir, unos 397 médicos por 100.000 habitantes frente a los 399 enfermeros, "al contrario que Europa".

De hecho, recientemente el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha salido publicado que el número de enfermeros colegiados por habitante en la Región de Murcia disminuyó un 23,7 por ciento en 2012, la mayor caída por comunidades autónomas, hasta los 376,3 profesionales por cada 100.000 habitantes, lo que supone la menor tasa por autonomías.

En el conjunto de España, el número de médicos colegiados en España ha aumentado en 2.493 personas (un 1,1% más), hasta alcanzar un total de 228.917 en el año 2012, según la Estadística. Al mismo tiempo se ha reducido prácticamente en el mismo porcentaje (-1%), el número de enfermeros colegiados, que bajó en 2.740 para situarse en 265.569 personas.

El paro en la profesión ha aumentado más de un 462 por ciento en poco más de tres años, pasando de 4.104 enfermeros en paro en diciembre de 2009 a los casi 19.000 de marzo de 2013. En consecuencia, el Sistema Sanitario español ha perdido, en poco más de tres años, cerca de 15.000 enfermeras, lo que supondría, en cifras globales, más de la mitad de la plantilla de enfermería de toda la Atención Primaria del país.

En definitiva, ha remarcado Blaya, "nos encontramos ante un sistema sanitario que está dando un paso atrás en los estándares de calidad que tanto esfuerzo ha logrado conseguir" por lo que "exigimos una racionalización de las plantillas" pues "no puede ser que en una mañana normal en un hospital haya más médicos que enfermeros".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.