PUEDE CONECTARSE AL TELÉFONO MÓVIL

Diseñan una 'piel electrónica' inalámbrica para monitorizar la salud desde el móvil

Parche de piel electrónica
DGIST
Publicado 23/08/2017 14:47:04CET

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología Daegu Gyeongbuk (Corea del Sur) y la Northwestern University (Estados Unidos) han diseñado un nuevo microsistema electrónico e inalámbrico, que se coloca como si fuera un parche en la piel, para permite medir diferentes marcadores de salud y enviar la información a un teléfono móvil.

Esta especie de 'piel electrónica' , como la describen sus autores en la revista 'Nature Communications', permite controlar el ritmo cardiaco, la respiración, el movimiento o la actividad de los músculos y el cerebro, entre otras, y su tamaño de apenas cuatro centímetros (1,5 pulgadas) de diámetro hace que pueda pegarse en casi cualquier parte del cuerpo.

El parche tiene unos 50 componentes conectados por una red de 250 pequeñas bobinas de alambre recubiertas de una suave silicona protectora, que le permite adaptarse mejor a la piel, en comparación con otros dispositivos de monitorización duros.

Además, a diferencia de los sensores planos, las pequeñas bobinas de cables de este dispositivo son tridimensionales, lo que maximiza la flexibilidad, ya que pueden estirarse y contraerse como un resorte sin romperse.

Y están configuradas formando un patrón de tela de araña que asegura "niveles uniformes y extremos de estiramiento y flexibilidad en cualquier dirección", según los autores.

La clave para crear este nuevo microsistema es estirar la base elástica de silicona, mientras que los pequeños arcos de alambre, hechos de oro, cromo y fosfato, se colocan sobre ella. Los arcos están firmemente conectados a la base solamente en un extremo de cada arco, por lo que cuando la base se contrae los arcos emergen formando bobinas tridimensionales.

NO TIENE BATERÍA QUE HAYA QUE CARGAR

Todo el sistema se alimenta de forma inalámbrica, en lugar de ser cargado por una batería. Además, los investigadores también consideraron los principales problemas eléctricos o mecánicos que pudiera presentar para optimizar su uso, tales como la posición de los sensores o la longitud de los cables, para minimizar interferencias o ruido en la señal.

Los autores aseguran que este nuevo dispositivo tendría una gran variedad de aplicaciones, incluyendo un seguimiento continuo de la salud y el tratamiento de enfermedades.

"Combinando grandes datos y tecnologías de inteligencia artificial, los biosensores inalámbricos pueden ser desarrollados como parte de un sistema médico completo que permita la recopilación, almacenamiento y análisis de información sanitaria", ha señalado Kyung-In Jang, profesor de Ingeniería Robótica del Daegu Gyeongbuk que ha participado en su desarrollo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter