Diez factores de riesgo modificables del ictus son los mismos en todo el mundo

Ictus, derrame cerebral, cerebro
ONALD REAGAN UCLA MEDICAL CENTER
Publicado 18/07/2016 7:59:32CET

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

Diez factores de riesgo que se pueden modificar son responsables de nueve de cada diez ictus en todo el mundo, aunque la clasificación de esos factores varía regionalmente, según concluye un estudio dirigido por investigadores del Instituto de Investigación de Salud de la Población (PHRI, por sus siglas en inglés) de la Universidad de McMaster, en Hamilton, Ontario, Canadá.

Prevenir el accidente cerebrovascular es una prioridad importante de salud pública, pero la variación según la región debe influir en el desarrollo de estrategias para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, proponen los autores del estudio, publicado en 'The Lancet'.

El ictus es la principal causa de muerte y discapacidad, especialmente en los países de bajos y medianos ingresos. Los dos tipos principales de accidente cerebrovascular son isquémico, causado por coágulos de sangre y que representa el 85 por ciento de los infartos cerebrales, y hemorrágico o hemorragia en el cerebro, que supone el 15 por ciento de los accidentes cerebrovasculares.

El estudio, dirigido por los doctores Martin O'Donnell y Salim Yusuf, del Instituto de Salud de la Población de McMaster y colaboradores de 32 países, se basa en los resultados de la primera fase del estudio 'INTERSTROKE', que identificó diez factores de riesgo modificables para el accidente cerebrovascular en 6.000 participantes de 22 países.

Este análisis a gran escala de 'INTERSTROKE' añadió 20.000 personas de 32 países de Europa, Asia, América, África y Australia, y trató de identificar las principales causas de accidente cerebrovascular en diversas poblaciones, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, y dentro de los subtipos de ictus.

LA HIPERTENSIÓN, EL MÁS IMPORTANTE EN TODAS LAS REGIONES

"Este estudio tiene el tamaño y el alcance para explorar los factores de riesgo de accidente cerebrovascular en las principales regiones del mundo y dentro de poblaciones clave", subraya O'Donnell, investigador principal de PHRI y profesor de Medicina Traslacional en el Centro de Investigación HRB-Clínica, NUI Galway.

"Hemos confirmado los diez factores de riesgo modificables asociados con el 90 por ciento de los casos de ictus en todas las regiones, en jóvenes y mayores y en hombres y mujeres. El trabajo también confirma que la hipertensión es el factor de riesgo modificable más importante en todas las regiones, y el objetivo clave en la reducción de la carga de ictus a nivel mundial", añade.

Los investigadores analizaron los diferentes factores de riesgo y determinaron la proporción de accidentes cerebrovasculares que se podrían evitar si el factor de riesgo desapareciera. El número de ictus se reduciría prácticamente a la mitad (48 por ciento) si se eliminara la hipertensión; en más de un tercio (36 por ciento) si las personas fueran físicamente activas; y casi una quinta parte (19 por ciento) si llevaran una alimentación mejor.

Además, esta proporción caería un 12 por ciento si se eliminara el tabaquismo; un 9 por ciento si no hubiera causas cardiacas; 4 por ciento con desaparición de la diabetes; 6 por ciento si no se bebiera alcohol; 6 por ciento en caso de no haber estrés y un 27 por ciento sin la presencia de lípidos (el estudio utilizó apolipoproteínas, que resulan ser mejor predictoras de apoplejía que el colesterol total) .

Se sabe que muchos de estos factores de riesgo también están vinculados entre sí (como la obesidad y la diabetes) y cuando se combinaron juntos, el total de los diez factores de riesgo fue del 91 por ciento y similar en todas las regiones, grupos de edad y en hombres y mujeres.

Sin embargo, la importancia de algunos factores de riesgo parecía variar según la región. Por ejemplo, la importancia de la hipertensión varió de prácticamente el 40 po rciento en Europa Occidental, América del Norte y Australia y el 60 por ciento en el sudeste asiático. El riesgo de alcohol fue más bajo en Europa Occidental, América del Norte y Australia, pero más elevado en África y el sur de Asia, mientras que el impacto potencial de la falta de actividad física fue más alto en China.

Un ritmo cardiaco irregular, o la fibrilación auricular, se vinculó significativamente con accidente cerebrovascular isquémico en todas las regiones, pero era de mayor importancia en Europa Occidental, América del Norte y Australia, que en China o el sur de Asia. Sin embargo, cuando los diez factores de riesgo se incluyeron juntos, su importancia colectiva fue similar en todas las regiones.

"Nuestros resultados permitirán desarrollar intervenciones globales a nivel de población para reducir el derrame cerebral y estos programas pueden ser adaptados a las distintas regiones", señala Yusuf, profesor de Medicina en la Escuela de Medicina de McMaster y director del PHRI . "Esto incluye una mejor educación para la salud, alimentos saludables más asequibles, evitar el tabaco y medicamentos más asequibles para la hipertensión y la dislipidemia", propone

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter