Desmuestran que es posible colocar implantes cocleares causando el mínimo de daños posibles a la parte interna del oído

Publicado 11/05/2018 13:06:48CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Una investigación del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra ha demostrado que se puede trabajar dentro de la cóclea -una parte del oído interno- causándole el mínimo daño posible.

El estudio ha sido realizado en modelo animal, y ha demostrado que no se producen "daños relevantes" en la cóclea durante las intervenciones de introducción de la guía de electrodos para los implantes cocleares.

"Lo que queremos es preservar la cóclea al colocar la guía de electrodos de un implante coclear generando el menor daño posible", ha idnicado Raquel Manrique, especialista en Otorrinolaringología en la Clínica y miembro del equipo investigador.

Esa guía de electrodos es la base del implante coclear, un tratamiento para la pérdida de audición de grado severo profundo. Este dispositivo es colocado en el interior de la cóclea para estimular el nervio auditivo, que, según la zona, lleva la información de las frecuencias más graves, medias o agudas. Un procedimiento efectivo "que facilita que los pacientes puedan desarrollar el habla y entender el lenguaje", han señalado desde la clínica.

"En la última década se han realizado cambios sustanciales, a nivel quirúrgico y de la guía de electrodos que colocamos, para intentar generar una mínima lesión dentro de la cóclea. Gracias a ello, los pacientes van a entender mejor en situaciones de ruido, y van a poder aprovechar opciones de futuro que la medicina les pueda ofrecer", ha contextualizado la experta.

UN ÓRGANO "INTOCABLE"

"Con este estudio hemos comprobado que podemos retirar la guía de electrodos y poner una nueva con mínimos daños en el interior de la cóclea, utilizando una técnica quirúrgica atraumática", ha apuntado la experta.

Una demostración "especialmente relevante" en los implantes cocleares que se colocan a los niños más pequeños, que a lo largo de su vida pueden necesitar un reemplazo o que puedan beneficiarse de nuevos aparatos.

En primer lugar, "se ha llevado a cabo una cirugía en la que utilizan una inserción parcial de una guía de electrodos y meses más tarde, una reintervención para profundizar más en la inserción de la guía. Los resultados muestran que no hay un deterioro significativo tras la inserción de ambas más profunda después de una segunda intervención", ha explicado.

Esto es una demostración de que "la cóclea no es un órgano intocable, que se puede trabajar y volver a operar una cóclea sin que se produzca un mayor deterioro", ha destacado el director del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra, Manuel Manrique, quien ha calificado este hecho de "importante", ya que "abre puertas a futuros tratamientos, abre consensos tecnológicos sobre qué tipo de dispositivos utilizar y cómo utilizarlos para que precisamente se pueda hacer de una manera mínimamente traumática".