Desarrollan un 'wearable' que previene fumar cuando detecta movimientos del brazo asociados al tabaquismo

Fumar
FLICKR - Archivo
Publicado 01/08/2018 17:59:30CET

Envía mensajes de texto y vídeos motivacionales animando a dejar el hábito

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Case Western Reserve (Estados Unidos) han desarrollado un dispositivo 'wearable' que envía mensajes y vídeos de motivación para ayudar a los usuarios a dejar de fumar cuando detecta movimientos específicos del brazo y del cuerpo asociados con el tabaquismo.

La aplicación para teléfonos inteligentes, inicialmente limitada a sistemas operativos basados en Android, se basa en dos sensores en forma de brazalete que detectan los movimientos del brazo cuando se va a encender un cigarrillo. Así, diferencia esta postura corporal con una precisión del 98 por ciento frente a cambios en la posición del brazo similares.

Además, también han puesto en marcha una plataforma 'on line' con entrentamiento 'mindfulness' y un plan personalizado al paciente para conseguir dejar de fumar. De esta forma, cuando se intenta encender un cigarrillo, el usuario recibe un mensaje de texto personalizado que le recuerda su propio plan para dejar de fumar, o le envía vídeos que ponen de relieve los beneficios económicos y para la salud de dejar de fumar.

El sistema fue concebido, desarrollado y testeado en el transcurso del año pasado por un equipo de investigadores de Ingeniería Eléctrica e Informática en la Case School of Engineering (Estados Unidos), en colaboración con un psicólogo clínico de la Escuela de Medicina Case Western Reserve.

"Hemos sido capaces de diferenciar entre un solo movimiento, que podría confundirse con comer o beber, y una secuencia de movimientos más claramente vinculados al acto de fumar un cigarrillo", explica Ming-Chun Huang, quien dirigió el aspecto técnico del estudio.

La colaboración en el desarrollo de un sistema para dejar de fumar personalizado y mejorado comenzó después de una conversación el verano pasado entre Huang, quien estaba buscando un nuevo proyecto para sus estudiantes, y Monica Webb Hooper, del Case Comprehensive Cancer Center, que pretendía encontrar nuevas formas de ayudar a sus clientes a romper el hábito tabáquico.

"Estábamos interesados en traducir uno de nuestros programas a una aplicación móvil basada en video, pero los sensores de movimiento lo hicieron aún más fascinante", explica Webb Hooper, que extendió el estudio a un total de 120 fumadores, la mitad usando el programa y un grupo de control usando un programa de mensajes de texto estándar sin sensores o mensajes de vídeo.

"El tabaco es la adicción más difícil de superar y los cigarrillos son una de las drogas más fáciles para volverse adicto. Neurológicamente, es más difícil dejarlo porque tenemos más receptores de nicotina en el cerebro. Por eso estoy tan entusiasmado con esta intervención", concluye la investigadora.