Desarrollan prótesis de retina basadas en grafeno que permitirían recuperar parcialmente la visión en algunos casos

Esquema de prótesis de retina con estimuladores de grafeno
ICN2
Publicado 28/02/2017 18:50:07CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) ha desarrollado una prótesis electrónica de retina, basada en grafeno, que se encarga de generar los impulsos eléctricos en respuesta a los estímulos procedentes del exterior, lo que permitiría recuperar parcialmente la visión a algunos pacientes.

Estos dispositivos, capaces de aprovechar las propiedades eléctricas, de flexibilidad y biocompatibilidad del grafeno, se han presentado durante el Mobile World Congress (MWC) que se está celebrando estos días en Barcelona.

Según José Antonio Garrido, que dirige el Grupo de Materiales y Dispositivos Electrónicos Avanzados en el ICN2, estas prótesis resultan eficaces para quienes han perdido la funcionalidad de las células fotosensibles de la retina, que traducen la luz en señales eléctricas, pero conservan el nervio óptico intacto.

El nervio óptico se puede estimular mediante prótesis que se encargan de generar los impulsos eléctricos en respuesta a estímulos procedentes del exterior.

Mediante el uso de los materiales bidimensionales en prótesis de retina, que ya se han probado usando otros materiales, los investigadores esperan aumentar sensiblemente la resolución de las imágenes percibidas por el cerebro del paciente.

Las prótesis de retina se desarrollan en colaboración con el Centro Nacional de Microelectrónica (CIBERbbn-CNM-CSIC), el Instituto de la Vision de París (Francia) y la empresa Pixium (Francia).

Por otro lado, Arben Merkoçi, director del Grupo de Nanobioelectrónica y Biosensores del ICN2, presenta una tecnología desarrollada y patentada por el ICN2 que aprovecha las propiedades ópticas de los puntos cuánticos (quantum dots) de grafeno, que son nanoestructuras que, al ser iluminadas, reemiten luz en una longitud de onda determinada.

La tecnología desarrollada por el ICN2 permite aprovechar sus propiedades ópticas para detectar la presencia de determinados compuestos polifenólicos. Para ello se utilizan sensores de papel en los que se han depositado los puntos cuánticos de grafeno.

Las propiedades ópticas de estos puntos cuánticos se ven alteradas en contacto con una muestra por la presencia de polifenoles, perdiendo su brillo al ser iluminados con luz ultravioleta. Este fenómeno permite cuantificar de forma muy sencilla, mediante un teléfono móvil, la presencia de unos compuestos que tienen gran importancia en la industria del vino y de contaminantes como, por ejemplo, los pesticidas en aguas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter