Contador

Estudio

Demuestran que los stents son una buena alternativa al quirófano para pacientes coronarios

José Luis Pomar (izquierda) y Manel Sabaté (derecha)
FRANCISCO AVIA/HOSPITAL CLÍNIC
Publicado 22/11/2016 14:31:11CET

BARCELONA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un estudio internacional, que ha tenido al Hospital Clínic como coordinador español, ha demostrado que los stents son una "buena alternativa" al quirófano para pacientes con enfermedad coronaria que hasta ahora tenían como única opción el quirófano, ha informado este martes en un comunicado.

Según el trabajo, publicado en 'The New England Journal of Medicine', algunos pacientes con enfermedad coronaria tratados con stents recubiertos con everolimus tienen la misma supervivencia a tres años vista que los pacientes a los que se les practica un bypass.

El cirujano cardiaco del Clínic José Luis Pomar, uno de los autores del estudio, ha destacado "la importancia que tiene el estudio en el beneficio que supondrá para los pacientes", puesto que para aquellos con riesgo quirúrgico elevado y lesiones en el tronco de menos complejidad los stents son un tratamiento eficaz.

Así, los pacientes pueden evitar una operación más invasiva, que comporta intubación, un postoperatorio más complejo y una recuperación más prolongada: "Los pacientes que no pasan por bypass podrían volver a trabajar en 3-5 días", ha explicado Manel Sabaté, otro de los autores.

En concreto, se trata de los pacientes que sufren la enfermedad en baja o moderada complejidad y situada en el tronco común izquierdo, y se consideraba que la mejor manera de tratar a la persona afectada era someterla a una intervención quirúrgica.

La técnica utilizada es la derivación aortocoronaria --conocida como bypass--, consistente en la creación de nuevos caminos a partir de tramos sanos de venas o arterias para conseguir que la sangre siga llegando al miocardio.

El estudio sostiene que para los pacientes con baja o moderada complejidad "los stents ofrecen una expectativa de supervivencia a tres años vista no inferior a la que permite la cirugía".

CASI 2.000 PARTICIPANTES

La investigación reclutó a 1.905 personas con enfermedad coronaria, y contó con la participación de 126 hospitales, siendo el Clínic el sexto centro que ha aportado más pacientes, que fueron divididos en dos grupos, uno tratado con stents y otro con bypass.

Al compararlos, descubrieron que a tres años vista no "no había diferencias significativas" y se ha podido ver que durante los primero treinta días las tasas de ictus, infarto de miocardio, arritmias y hemorragia de oclusión eran superiores en pacientes que pasaron por la cirugía.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter