Cuatro técnicas para tratar la incontinencia urinaria

Baños, incontinencia
GETTY//VIDGUTEN
Publicado 13/06/2017 14:15:52CET

   MADRID, 13 Jun. (EDIZIONES) -

   La incontinencia urinaria afecta a unos 6,5 millones de españoles, afecta a una de cada cuatro mujeres de más de 35 años y uno de cada cuatro hombres de más de 40. La cirugía es uno de los tratamientos que existen para tratarla, principalmente aquella que se da por estrés pero, además de esta vía, existen multitud de alternativas o complemento a los procedimientos quirúrgicos y/o farmacológicos, para afrontar las pérdidas de orina y reducir su impacto en el día a día de los pacientes.

   El doctor Javier Cambronero, jefe de Servicio de Urología del Hospital Quirónsalud San José, cree que destaca que hay varias técnicas, avaladas científicamente por las asociaciones de uroginecología de Europa y Estados Unidos, que son válidas y muy recomendables en los primeros escalones del tratamiento de la incontinencia.

   "Hay diferentes técnicas ejecutadas por los fisioterapeutas como alternativa o complemento a los procedimientos quirúrgicos y/o farmacológicos en el tratamiento de la incontinencia urinaria con evidencia científica de su utilidad", explica.

4 TÉCNICAS MÁS DESTACADAS

   - La Intervención en los hábitos de vida, como el adiestramiento en la ingesta de líquidos o el control de los diuréticos para evitar el exceso de orina nocturno, el tratamiento del estreñimiento, el aumento del ejercicio físico, la reducción de las dosis de cafeína, así como evitar la obesidad o ajustar las medicaciones en curso. Esto ya supone, en la mayoría de los casos, una importante mejoría de los síntomas.

   - El Entrenamiento o reeducación vesical, que consiste en programar la micción para ajustar gradualmente los intervalos de vaciamiento. "Se ha demostrado que esta práctica mejora el control de la urgencia y la capacidad vesical y reduce los episodios de incontinencia de cualquier tipo", comenta. Esta técnica, como el resto, se puede asociar a otras para potenciar sus resultados y todas ellas carecen de efectos secundarios.

   - Los Ejercicios de la musculatura del suelo pélvico o Fisioterapia mejoran el soporte uretral para la incontinencia de esfuerzo y disminuyen la hiperactividad de la vejiga. Están especialmente indicados antes y después del embarazo, así como en el postoperatorio de la cirugía del cáncer prostático. Sus efectos se maximizan cuando se practican dirigidos y supervisados por un experto y, además, se mantienen en el tiempo, nunca inferior a tres meses. Asociados a Biofeedback, donde el paciente puede visualizar la intensidad y los resultados de sus ejercicios musculares mientras los hace, conseguimos su máximo beneficio.

   - La Electroestimulación en sus distintas modalidades se ha demostrado con un beneficio parecido a la farmacoterapia en el tratamiento de la vejiga hiperactiva (VH) con o sin incontinencia. Es útil en mujeres al inicio del tratamiento fisioterápico para aprender a localizar la musculatura que se va a ejercitar.

   "En su modalidad de Estimulación del nervio tibial posterior podemos reducir los síntomas de la VH y la incontinencia de urgencia. Sin efectos secundarios, podemos igualar el resultado de los fármacos y sus efectos se mantienen a largo plazo. Se puede potenciar su efecto asociándose a Biofeedback", concluye Cambronero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter