Contador

Consiguen monitorear los nervios vago y laríngeos en la cirugía

Trasplante operación quirófano donación órganos sector málaga médico salud sanid
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 07/07/2017 7:43:46CET

   MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de Mount Sinai, en Estados Unidos, han descubierto una técnica para monitorear la función del nervio vago y laríngeo, mientras que los pacientes están bajo anestesia durante los procedimientos de otorrinolaringología y neurocirugía. Los hallazgos, publicados en la portada de la edición de julio de 'Clinical Neurophysiology', podrían salvar a los pacientes de la parálisis vocal, mantener su función de deglución y transformar la manera en que los médicos realizan estas cirugías.

   Las lesiones del nervio laríngeo después de las cirugías de la columna vertebral cervical o tiroidea afectan aproximadamente al 10 por ciento de los pacientes. Para evitar estas lesiones, los médicos suelen controlar estos nervios de forma intermitente, estimulándolos en varias ocasiones a través del procedimiento. Pero con la monitorización intermitente, puede perderse una posible lesión del nervio.

   La estimulación continua permite a los médicos ver el daño antes de que ocurra y tomar medidas preventivas, pero hasta ahora el único método de monitorización continua ha obligado a los médicos a colocar un electrodo alrededor del nervio vago en el cuello (este nervio craneal se extiende desde el tronco encefálico hasta el abdomen y ayuda a proveer de las funciones de voz y deglución y controlar el corazón, los pulmones y la digestión), lo cual es invasivo para el paciente y puede causar complicaciones quirúrgicas.

   Los científicos de Mount Sinai desarrollaron recientemente una nueva técnica menos invasiva para supervisar continuamente la función nerviosa durante los procedimientos tiroideos y las fusiones de la columna cervical. Esta nueva técnica se basa únicamente en un tipo especial de respiración o tubo endotraqueal, insertado por el anestesiólogo al inicio del procedimiento quirúrgico.

   Los autores emplean el tubo para estimular y monitorizar las respuestas nerviosas durante toda la cirugía, lo que no se había hecho antes. Esta técnica permite a los cirujanos ver cómo las diferentes maniobras quirúrgicas afectan a la función nerviosa y luego cambiar su enfoque para prevenir la voz post-quirúrgica y las complicaciones de la deglución resultante de la disfunción del nervio durante el procedimiento. Según los resultados de sus investigaciones, esta técnica puede mejorar los resultados de los pacientes y reducir las tasas de complicaciones.

SIN NECESIDAD DE GRANDES EQUIPOS

   "Esta técnica sencilla probablemente tendrá efectos de gran alcance, mejorando considerablemente nuestra capacidad de monitorear el nervio vago en la cabeza y el cuello durante la neurocirugía y la cirugía cardiotorácica. No requiere ningún equipo que no sea un tubo respiratorio monitoreado y este tipo de tubo ya se emplea generalmente en la mayoría de estas cirugías", dice la investigadora principal Catherine Sinclair, profesora asistente de Otorrinolaringología en la Escuela Icahn de Medicina en el Monte Sinaí. "Nunca antes hemos podido monitorear tanto las ramas sensitivas como las motoras del nervio vago. La capacidad de monitorear la función sensorial por primera vez es un avance enorme y esperamos que se traduzca en mejores resultados para los pacientes", añade.

   La doctora Sinclair, junto con el investigador jefe principal Sedat Ulkatan, director de Neurofisiología Intraoperatoria en 'Mount Sinai West', y Maria Tellez, compañera en el Departamento de Neurofisiología Intraoperatoria, utilizaron esta nueva técnica en 15 pacientes en el Sistema de Salud Monte Sinaí. Catorce de ellos fueron sometidos a tiroidectomía y uno a una fusión cervical.

   Durante cada procedimiento se utilizaron electrodos en un lado de un tubo endotraqueal para enviar estímulos eléctricos a través del nervio laríngeo superior al tronco encefálico y el otro lado de los electrodos del tubo para registrar las respuestas reflejas en los pliegues vocales. Descubrieron que podrían provocar un reflejo particular en el cerebro que previamente se pensaba que no existía en seres humanos bajo anestesia general. A su vez, los médicos podrían hacer modificaciones quirúrgicas inmediatas y ajustes durante los procedimientos para prevenir daños irreversibles de los nervios. En los 15 casos se obtuvieron buenos resultados.

   "Es un método no invasivo para monitorizar el nervio laríngeo y la función de los plegados vocales que se ha simplificado a la colocación de un solo tubo endotraqueal, eliminando la necesidad de electrodos invasivos --subraya Ulkatan--. La cirugía de la parte inferior del tronco cerebral sigue siendo relativamente conservadora, dado el papel funcional crítico de esta pequeña área y la falta de técnicas fiables para monitorear estas estructuras. Esta nueva metodología proporcionará a los neurocirujanos una retroalimentación importante para proteger el nervio vago y las estructuras cerebrales inferiores, complicaciones quirúrgicas que amenazan la vida".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter