3 consejos para pacientes con ictus en San Valentín


Actualizado 14/02/2018 13:56:44 CET

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cada año 120.000 personas sufren un ictus en España, de los cuales un 50 por ciento se quedan con secuelas discapacitantes o fallecen, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

En concreto, más de 330.000 españoles presentan alguna limitación en su capacidad funcional por haber sufrido un ictus, y aunque desde la SEN advierten que la mortalidad ha bajado en los últimos 20 años, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que en los próximos 25 años la incidencia aumentará hasta casi un 30 por ciento.

La gran mayoría de los casos de ictus en España se podrían evitar si se controlaran los factores de riesgo modificables, como el colesterol, la hipertensión o el tabaquismo, siguiendo hábitos de vida cardiosaludables.

Sin embargo, en algunas ocasiones y más precisamente coincidiendo con días señalados, los pacientes dejan de lado este estilo de vida y escogen opciones menos saludables.

Para evitarlo y por ayudar a los pacientes a mejorar su calidad de vida, Boehringer Ingelheim recuerda los elementos "clave para hacer de nuestro corazón, nuestra mejor cita de San Valentín".

Por ello, la empresa presenta la historia de Sara, "una paciente anticoagulada comprometida con su salud, que disfruta del día de los enamorados con su mejor cita, su corazón", lanzado así las siguientes recomendaciones:

1. "La alimentación, siempre cardiosaludable": para el desayuno, la comida y la cena, prioriza los alimentos que cuidan el corazón. No se trata de hacer dieta, si no de escoger los alimentos que ayudan a mejorar la salud.

Empieza el día con un desayuno que incluya cereales integrales, como una tostada o avena, fruta y lácteos desnatados, además de grasas cardiosaludables como el aceite de oliva o los frutos secos.

En la comida y la cena es preferible escoger pescados, legumbres o carnes magras, optando por formas de cocinar ligeras como el vapor o el horno, evitando los fritos. Haz de las verduras y hortalizas la porción principal del plato y evita los aderezos grasientos, limitando el consumo de sal y azúcar.

2. Hacer ejercicio, incluso en los días especiales: los días especiales es habitual que dejemos de lado el deporte, ya sea por falta de tiempo o porque tenemos otras preocupaciones. No obstante, es importante realizar 30 minutos de ejercicio físico al día.

Esto no significa solamente ir al gimnasio o salir a correr: hay muchas maneras de incorporar el ejercicio en nuestra actividad diaria. La más sencilla: desplazarse a los lugares caminando.

Evita el coche o transporte público si es posible. Algunos ejercicios que los expertos reconocen que ayudan en el día a día son el yoga, la bicicleta, la natación y los estiramientos.

3. Control médico y adherencia al tratamiento: el control médico es el tercer pilar elemental en la prevención del ictus. Es fundamental seguir las indicaciones del médico, cumplir con la medicación prescrita y no olvidar esta pauta durante fechas señaladas o en vacaciones.

La toma de la medicación debe entenderse como parte de la rutina de los pacientes por mejorar su día a día. Por ello, la formación e información de los pacientes y la comunidad médica es esencial para tomar las decisiones óptimas y optar a las mejores soluciones.