Contador

SUELA CON AMORTIGUACIÓN

Consejos para evitar lesiones en los pies durante el Camino de Santiago

Podóloga asistiendo a peregrinos
JAVIER ALONSO GARCÍA
Publicado 08/08/2017 11:27:43CET

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos ha recomendando a los peregrinos del Camino de Santiago usar zapatillas 'trekking' con suela amortiguadora y más altura en el talón que en el antepié, para evitar "sobrecargas en las piernas", según ha señalado el presidente del Colexio de Podólogos de Galicia, Borja Pérez.

Asimismo, desde el colegio han lanzando una serie de consejos para rehuir de las lesiones y dolencias habituales durante el trayecto. Por ello, llevar calcetines de algodón 100 por cien y sin costura ayuda a transpirar y mantener secos los pies. Hay que recordar que es necesario llevar entre cuatro o cinco pares de repuesto.

Además, los podólogos han destacado que no se deben usar botas de montaña nuevas, sino algo usadas por el propio peregrino para que se puedan adaptar fácilmente, ya que "los pies son el objeto más valioso; cuidarlos y protegerlos es fundamental", ha afirmado Pérez.

También, aconsejan el uso de chanclas en la ducha para evitar el contagio de hongos y repartir la carga en los tramos del camino con pendientes acusadas.

Por otro lado, tras varios kilómetros es usual que aparezcan ampollas, tendinitis o los dolores musculares. Por ello, advierten que deben intentar adaptar la ruta a sus capacidades físicas, recorriendo menos distancia y aumentando el ritmo diario de manera paulatina.

"La carga máxima total, incluyendo la mochila, no debería sobrepasar el 10 por ciento de nuestro peso corporal", ha destacado el presidente, por ello si la lesión persiste se recomienda abandonar el camino para evitar un agravamiento y acudir al podólogo para hacer un estudio de la marcha y buscar el origen de la lesión y poder tratarlo.

ANTES Y DESPUÉS DE LA RUTA

Tanto antes como después de la ruta el cuidado de los pies cobra especial importancia, por ello desde el colegio han recomendado hidratar bien la piel, en concreto antes de acostarse los días previos a comenzar el camino.

Asimismo, si se padece hiperhidrosis deben usarse productos secantes específicos para los pies en la zona del pie calcetín y el calcetín calzado. El corte de las uñas debe de ser horizontal y en el caso de helomas, hiperqueratosis, hongos o papilomas se debe acudir al podólogo.

Tras haber realizado la ruta hay que lavar los pies con agua jabonosa templada, y sumergirlos en agua fresca con líquidos y geles relajantes, para aliviar el calentamiento de los mismos. También, hay que estirar toda la musculatura del pie y movilizar todas las articulaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter