Combinar cirugía y quimioterapia mejora la supervivencia ante una carcinomatosis peritoneal de origen ovárico

Cirugía en carcinomatosis peritoneal
J. TORRENT INSTITUTE
Publicado 23/01/2018 8:29:34CET

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La combinación de cirugía de citorreducción y la aplicación de quimioterapia hipertérmica intraoperatoria puede mejorar la supervivencia a largo plazo de las pacientes con una carcinomatosis peritoneal de origen ovárico, según los resultados de un nuevo trabajo publicado en la revista 'New England Journal of Medicine'.

La carcinomatosis peritoneal representa la fase avanzada (metastásica) de un tumor primario localizado en la cavidad abdominal(colon, ovario, estómago, peritoneo) y se produce por la diseminación de nódulos tumorales malignos dentro de esta zona.

Y en el caso de los tumores de ovario, datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) muestran que hasta el 70 por ciento de los diagnósticos en estadio III ya se presentan con carcinomatosis peritoneal.

"La carcinomatosis peritoneal es una enfermedad que confiere al paciente un peor pronóstico y calidad de vida que otras localizaciones metastásicas", ha reconocido el cirujano Juan José Torrent, del Torrent Institute Surgical Oncology, centro que acaba de poner en marcha la primera Unidad especializada de Carcinomatosis Peritoneal de Barcelona.

En estos casos, la combinación de cirugía y quimioterapia representa actualmente la mejor opción terapéutica con finalidad curativa, ya que permite extirpar el tumor y los implantes tumorales intraabdominales mediante cirugía para, posteriormente, aplicar una dosis de quimioterapia a alta temperatura (42 grados) y localizada dentro de la cavidad abdominal.

Y según se ha visto en este estudio, el 40 por ciento de las pacientes sometidas a este tratamiento sobrevive a los 5 años y el 85 por ciento mejoran su calidad de vida y la supervivencia media.

Además, otra técnica de quimioterapia intraperitoneal, en este caso en forma de aerosol, es la llamada 'Pressurized Intraperitoneal Aerosol Chemotherapy' o PIPAC, que permite reducir el volumen del tumor dando opción a practicar posteriormente una cirugía citorreductora o bien, como tratamiento paliativo en aquellos casos donde la cirugía no sea viable.

La técnica introduce la quimioterapia intraperitoneal mediante un aerosol y los fármacos se extienden dentro de la cavidad abdominal de manera homogénea y localizada.

Torrent ha sido el primer cirujano en España en realizar la técnica PIPAC y "a pesar ser considerada una técnica experimental, ofrece una alternativa de tratamiento para pacientes refractarios a quimioterapias previas".

En estos casos, la aplicación de la PIPAC se considera un tratamiento paliativo que ofrece buenos resultados clínicos en calidad de vida. De hecho, ha apuntado este experto, ya hay un grupo de pacientes que llevan varias PIPAC y hacen vida normal. "Como no podemos operarlos con intención curativa con este tratamiento mantienen una buena calidad de vida", ha señalado