CMacha.- La Unidad de Memoria del Hospital de Toledo atiende cada año 300 nuevos casos en personas mayores

Memoria Toledo
JCCM
Actualizado 18/04/2011 12:50:02 CET

TOLEDO, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Memoria del Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo atiende cada año a más de 300 nuevos pacientes mayores de 75 años con deterioro cognitivo, con el fin de retardar el avance de la pérdida de memoria a través de unas pautas de hábitos saludables, farmacológicas y terapia ocupacional mejorando la calidad de vida de las personas mayores.

Esta Unidad, distinguida el pasado Día Mundial de la Salud con una de las placas al Mérito Sanitario por sus 15 años de trabajo, nace en 1996 como consecuencia del 'Estudio de envejecimiento de Toledo', elaborado por el Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad y el Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de la capital en colaboración con la Red de Envejecimiento y Fragilidad (RETICEF) y el Instituto Carlos III, y avalado por la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG), ha informado la Junta.

Según un estudio de los datos sociodemográficos recogidos por SEMEG de función y actividad, de calidad de vida, de cognición y estado de ánimo, de enfermedad y rendimiento motor de las personas mayores del Partido Judicial de Toledo, un 8,4 por ciento de los mayores presenta fragilidad, aspecto que se relaciona con la edad y con la presencia de enfermedades neurológicas como la demencia, el parkinson, los accidentes cerebrovasculares o el trastorno cognitivo o depresivo.

Según la Junta, la Unidad, está compuesta por un equipo multidisciplinar de profesionales entre geriatras, psiquiatras, neurólogos, psicólogos y enfermeras que abordan el tratamiento integral de los pacientes, y que abarca desde la cuantificación del grado de deterioro hasta el diagnóstico y el tratamiento.

Para el diagnóstico, en primer lugar se realiza una valoración cognitiva que determina las alteraciones que tiene el paciente, para valorar posteriormente cómo se maneja el paciente, su orientación o la memoria, entre otros valores. Con el diagnóstico, los especialistas indican el tratamiento farmacológico y recomiendan unas pautas de vida saludable como la realización de ejercicio físico moderado y participar en talleres de memoria o terapia ocupacional que ejerciten la memoria.

La geriatra responsable de la Unidad, Esperanza Martín, ha afirmado que "cada vez se incrementa el número de pacientes que acuden a la consulta con síntomas de pérdida de memoria; todo comienza con un deterioro cognitivo leve, por lo que es importante acudir al especialista para retardar los síntomas".