La cirugía de la hernia supone más del 20 por ciento de actividad de los servicios de Cirugía General, según la SoHAH

Curso de cirugía de la hernia en Quirónsalud
QUIRÓNSALUD SAGRADO CORAZÓN
Publicado 04/05/2018 13:24:14CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La patología de la hernia primaria y la incisional que aparece tras una intervención quirúrgica es la más frecuente en los servicios de Cirugía General y Digestiva, ocupando entre el 20 y el 30 por ciento de su actividad, según ha resaltado el presidente de la Sociedad Hipanoamericana de Hernia (SoHAH), Fernando Carbonell Tatay, durante el II Congreso de la SoHAH, que se celebra hasta este sábado en la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid.

El experto ha añadido que, cada año, más de 75.000 personas se someten a cirugía de la pared abdominal en los hospitales públicos, de los que hasta el 30 por ciento tendrán una hernia, que en un número no despreciable de casos se complicará (recidivas, infecciones, abdómenes catastróficos, etc).

"Estos datos dan una idea de la magnitud del problema que, además de su repercusión en los pacientes, tiene un importante impacto económico puesto que los gastos que genera en España, superan a los del trasplante hepático", ha explicado.

El abordaje técnico de la hernia, laparoscópico o mediante cirugía abierta, es una controversia clásica y las complicaciones asociadas a cada uno de estos procedimientos han sido los principales asuntos que se han debatido en las primeras sesiones de este Congreso.

Para Ángel Celdrán, presidente del comité organizador de la reunión, y creador hace 25 años de la técnica homónima, los dos métodos son "válidos, aunque el laparoscópico requiere una curva de aprendizaje mayor, siempre que se realicen con rigor, con respeto y conocimiento anatómico".

Sin embargo, como han advertido algunos participantes durante la sesión, hay cirujanos que se aventuran con la laparoscopia "sin tener el suficiente conocimiento", con el consiguiente riesgo de complicaciones, y para lo que Celdrán recomienda, "de entrada, resistir a la presión de la industria y utilizar los dispositivos que ofrece solo cuando el cirujano crea que sean realmente necesarios para aportar ventajas para el paciente". "No debemos ir ni con la moda ni con la presión de lo que es ajeno al beneficio del paciente", ha añadido.

MALLAS DE ÚLTIMA GENERACIÓN

Entre las novedades técnicas presentadas en la reunión se encuentran las mallas autoadhesivas que, para Celdrán, tienen un futuro interesante aunque "queda por definir su campo de aplicación". Su principal ventaja es que no necesitan suturas y el material es de polipropileno (que ya se estaba utilizando).

"El único aspecto que queda por definir es si tienen complicaciones debido a la firmeza de la fijación hasta que la malla se integre", ha detallado el presidente de la SoHAH, quien añade que un beneficio de este tipo de malla es que en la cirugía de hernias ventrales "se requieren menos drenaje y se reduce la formación de seromas debido a que se evita la disección del tejido subcutáneo".

Además del dolor, la infección de la malla es una complicación temida por los cirujanos y en la que, según Celdrán, "la tecnología puede hacer mucho desarrollando mallas que eviten la fijación de bacterias a los componentes de la misma". "Ya existen estudios experimentales con estos dispositivos, y es de esperar que en un futuro no muy lejano se incorporen a la práctica clínica", ha comentado.

Por último, ha admitido que todavía quedan aspectos en los que es preciso mejorar, aunque no excluye reconocer que "cada vez se opera mejor y los materiales de cierre de la pared abdominal (suturas elásticas y reabsorbibles) también son mejores", algo que también atribuye "a la creación de unidades especializadas en pared abdominal en los Servicios de Cirugía General y Digestivo".