Por la extrema pobreza

Casi 250 millones de niños, en riesgo de no alcanzar su pleno potencial de desarrollo

Niño recibe comida en el centro 'Che Pibe' en Villa Fiorito, Buenos Aires
REUTERS
Publicado 05/10/2016 7:21:39CET

   MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   A pesar de que la mortalidad infantil ha disminuido en todo el mundo, aproximadamente 250 millones de niños (43 por ciento) en los países de bajos y medianos ingresos están en riesgo de no cumplir con su potencial de desarrollo debido a la pobreza extrema y retrasos en el crecimiento, según los hallazgos de una serie de tres docuemntos sobre el desarrollo de la primera infancia, publicada en la revista 'The Lancet'.

   Los primeros mil días en la vida de un niño, a partir de la concepción, se reconocen como un periodo crucial del desarrollo, pero muchos niños están expuestos a un saneamiento deficiente, infecciones, falta de cuidado afectivo y estimulación inadecuada durante este tiempo. Las nuevas estimaciones sugieren que los niños que no cumplen con su potencial de desarrollo pueden perder hasta un cuarto de la capacidad de desarrollo promedio y que el coste global para los países puede ser de hasta dos veces su gasto nacional en salud.

   Los hallazgos revelan la importancia de proporcionar cuidados nutricionales --definidos como atención que promueve la salud, la nutrición, la seguridad y el aprendizaje temprano-- para ayudar a los niños a alcanzar su potencial de desarrollo.

   Aunque la mayoría de las familias proporcionan este tipo de atención a sus hijos, muchos no pueden debido a la pobreza, las malas condiciones de trabajo, la violencia o la falta de políticas de apoyo. Los autores encuentran que hay buena evidencia para apoyar programas para el desarrollo de la primera infancia pero que muchos carecen de la financiación adecuada o están faltos de recursos.

   "Un número creciente de niños está sobreviviendo, pero comienzan su vida en desventaja porque no reciben la atención nutricional que necesitan. Dar prioridad a las políticas, las leyes y la financiación de los programas de desarrollo de la primera infancia es fundamental para garantizar su éxito, como es la creación de un entorno de políticas que apoye el cuidado afectivo, la educación preescolar gratuita y el apoyo a la lactancia materna", dice la autora de la serie Linda Richter, profesora en la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo, Sudáfrica.

   "Nuestro análisis económico muestra que el costo de la inacción es enorme y en muchos países es muy superior a su gasto en salud. Apoyar el cuidado afectivo es una buena inversión y debe ser una prioridad en todos los países", dice el coautor de la serie Gary Darmstadt, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

NECESIDAD DE APOYO EN LA CRIANZA

   Un nuevo análisis, publicado en la revista 'The Lancet Global Health' para acompañar la serie, ofrece estimaciones actualizadas sobre el número de niños en riesgo de pobre desarrollo. Si bien no se dispone aún de normas universales para medir el desarrollo del niño, existe una fuerte evidencia de que la exposición a un enlentecimiento del desarrollo y la pobreza extrema están asociadas con un desarrollo cognitivo y educativo más pobre, peor salud de adultos y de menores ingresos.

   El análisis estima que en 2010, 249,4 millones de niños (43 por ciento) en los países de bajos y medianos ingresos estaban en riesgo de mal desarrollo como consecuencia de carencias y pobreza extrema, habiendo disminuido desde los de 279,1 millones de 2004. En el África subsahariana, se estima que el 66 por ciento de los niños están en riesgo de desarrollo pobre debido a retraso en el crecimiento y la pobreza; 65 por ciento en Asia del Sur, y 18 por ciento en el Caribe y América del Sur.

   La evidencia sugiere fuertemente que los padres, los cuidadores y las familias necesitan apoyo en la atención de la crianza. Se sabe que una serie de políticas son eficaces, pero sigue habiendo grandes diferencias en su dispensación, como una escolarización temprana, ya que sólo el 43 por ciento de los países proporciona al menos un año gratis de educación preescolar e incluso en los países de ingresos altos, casi un tercio no ofree educación preescolar gratuita. Sólo 40 países proporcionan la cantidad recomendada de educación preescolar gratuita a los 2 años.

   En cuanto a permisos parentales retribuidos -los cuales pueden apoyar la unión y el cuidado de los niños pequeños_, ocho países no garantizan el permiso de maternidad pagado y la mayoría establece un mínimo de 12 semanas con el pago de al menos dos tercios del salario, pero sin llegar a la economía sumergida, y sólo 77 países proporciona algún tipo de permiso a los padres.

   La lactancia materna reduce el riesgo de varias enfermedades infantiles y mejora la función cognitiva, por lo que en 139 países garantizan permisos por lactancia durante al menos seis meses y en 43 países están garantizados los pagos de esos permisos. Sin embargo, esto no cubre a la economía sumergida y muchas mujeres no pueden amamantar en el lugar de trabajo, no tiene un lugar en el empleo donde extraerse leche o no cuenta con sistemas de refrigeración disponibles.

Tener una renta básica puede ayudar a proporcionar a los niños con necesidades básicas como salud y educación. Aunque las políticas de salario mínimo existen en el 88 por ciento de los países, muchos de ellos no garantizan un ingreso que esté por encima del nivel de pobreza de dos dólares por día para un padre que da soporte a un niño.

   Para evaluar la capacidad de pago de las intervenciones, los autores estimaron el costo de la ampliación de dos acciones dirigidas a promover el cuidado de la crianza y el tratamiento de la depresión materna. La ampliación de la cobertura al 98 por ciento tendría un costo adicional estimado de 34.000 millones de dólares en los siguientes 15 años para ambas intervenciones y un costo adicional de 0,5 dólares por cápita en 2030, o un aumento del 10 por ciento en el gasto sobre estimaciones publicadas previamente para un conjunto integral de las mujeres y de los servicios de salud de los niños.

   Los autores también calcularon el costo de la inacción. Para los 249,4 millones de niños en países de bajos y medianos ingresos en riesgo de desarrollo pobre debido a la pobreza extrema y el retraso del crecimiento, sus ingresos promedio como adultos por año es probable que se reduzca en aproximadamente un 26 por ciento. A nivel nacional, el costo de la inacción en el futuro puede ser mucho mayor que el gasto nacional de salud actual de algunos países.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter