La broncoscopia navegacional tiene una tasa de complicaciones cercana a cero

Médicos durante una operación
PIXABAY
Publicado 04/06/2018 12:44:43CET

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La técnica de broncoscopia navegacional electromagnética, que permite marcar y extirpar nódulos pulmonares en una sola operación, tiene una tasa de complicaciones cercana a cero en un quirófano híbrido, además de éxito entre el 79 y el 100 por ciento de los casos, según un estudio publicado en 'Journal of Thoracic Disease'.

En el estudio, titulado 'Broncoscopia de navegación electromagnética en la sala de operaciones torácicas híbrida: una herramienta poderosa para una nueva', se han analizado seis investigaciones ya realizadas sobre la técnica, de los que cuatro lograron un 100 por ciento en el marcaje de nódulos pulmonares, que se hace con tinta, tras haberlos localizado con la broncoscopia. Otros dos cifraron el éxito en un 79 por ciento y un 97,2 por ciento.

Los marcajes no exitosos se debieron a la extravasación del tinte utilizado en la superficie pleural, pero esta incidencia no impidió localizar y resecar el nódulo pulmonar en cuestión.

En cuanto a las complicaciones, sólo uno de los pacientes sufrió un espasmo de la vía aérea y, en caso de presentarse complicaciones postoperatorias van desde la disminución del volumen pulmonar, a la neumonía y la fibrilación articular. La mortalidad postoperatoria, en las series analizadas, también fue de cero.

"Cuanto mayor es el tamaño del nódulo y más superficial es la lesión pulmonar, mayor es la tasa de éxito del marcaje guiado por la broncoscopia", concluye el estudio, hecho público en el 51º Congreso SEPAR 2018.

Por otro lado, los procedimientos quirúrgicos híbridos están consolidados en especialidades como la Neurocirugía o la Cirugía Vascular, pero son novedosos en la Cirugía Torácica.

Su principal ventaja es que "un procedimiento de una sola etapa para la localización y la resección de nódulos pulmonares reduce la incomodidad del paciente, facilita el manejo de las complicaciones relacionadas con la marcación, como el neumotórax, y reduce el número de inducciones anestésicas", ha explicado el cirujano torácico de la Cleveland Clinic Abu Dhabi, el doctor Andrés Obeso, uno de los autores del estudio.

Además, el hecho de que esta técnica prevea la realización de una tomografía computarizada de haz cónico intraoperatoria mejora la precisión y la efectividad de la misma, además de corregir el error de navegación entre cuatro y seis milímiteros.

Es especialmente útil en nódulos pulmonares subcentrimétricos, cuando otras técnicas como la fluoroscopia y la ecografía endobronquial no sono técnicas lo suficientemente sensibles.

También permite identificar si el catéter está mal colocado, corregir su trayectoria y volver a verificar su posición correcta y la de la aguja de inyección del colorante.

EL FUTURO DE LA TÉCNICA

"En los próximos años habrá disponible un número creciente de broncoscopias de navegación o plataformas basadas en catéteres que permitan una navegación más precisa hacia la lesión pulmonar, mejorando la eficacia y la seguridad de los procedimientos. Además, estas técnicas evolucionarán gracias a las nuevas tecnologías", ha augurado el coautor del estudio.

En el futuro, se prevé que se reduzcan significativamente la necesidad de imágenes fluoroscópicas para la navegación. Estas plataformas pueden ayudar a alimentar los principales usos de la broncoscopia en el quirófano híbrido, entre los que figuran los marcadores electrónicos avanzados de emisión de radiofrecuencia.

Estos marcadores inteligentes permitirán reemplazar el marcaje con colorante para la localización de nódulos pulmonar y se podrán colocar mediante la broncoscopia en las lesiones pulmonares siendo detectados por las endograpadoras midiendo así de forma precisa el margen quirúrgico de resección y asegurando que la lesión es completamente extirpada.

También pueden encontrarse entre los futuros usos de la broncoscopia la ablación transbronquial del tumor pulmonar y la administración directa de fármacos de quimioterapia o inmunoterapia.

Ninguna de estas dos soluciones es nueva, pero la broncoscopia puede tratar más de una lesión en la misma sesión. Pueden evitarse, asimismo, las desventajas y complicaciones del abordaje percutáneo, particularmente cuando se sospecha de lesiones múltiples.